[Crítica] Joven y bonita, la nueva lolita del cine francés

[Crítica] Joven y bonita, la nueva lolita del cine francés
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Joven y bonita, la nueva lolita del cine francés

Joven y Bonita

Director:

François Ozon

Reparto:

Marine Vacth, Géraldine Pailhas, Frédéric Pierrot, Charlotte Rampling…

Año:

2013

Duración:

95 min.

7.5

· 15 Marzo, 2014

El cineasta François Ozon, uno de los directores franceses con más proyección internacional de la actualidad, regresa a la gran pantalla para presentarnos a Isabelle, su lolita particular.

Tras manejar a su antojo al espectador en ese estudio sobre la verdad y la ficción que es En la casa (2012), François Ozon nos presenta su particular visión sobre el descubrimiento de la sexualidad femenina. Sexualidad y adolescencia siempre han sido objeto de debate cuando ambos términos se agrupan en una misma película, pero Ozon, que no huye de la polémica, parece plantearnos la pregunta de si existe todavía un tabú social alrededor de la sexualidad en edades tempranas y avanza un paso más en la materia: ¿qué pasaría si una joven menor de edad, sin coacción alguna, decide vender su cuerpo?

Joven y bonita hace una relectura de la figura de la lolita: adolescentes que irradian una sensualidad imposible de obviar. Isabelle, que también es Lea, es una hermosa joven – hermosa hasta decir basta- a la que acompañaremos en su viaje por el comienzo de la vida sexual. Tras aquella noche de verano en la que se entregó por primera vez, y movida por el deseo de experimentar y de saberse deseada, se adentrará en el mundo de la prostitución a escondidas de su familia. Verano, primavera, otoño e invierno. Cuatro estaciones del año y cuatro deliciosas canciones nos sirven como excusa para acompañar en este peligroso y morboso juego a Lea, que también es Isabelle.

critica-joven-y-bonita-françois-ozon-Marine-Vacht

uno de los mayores aciertos de Joven y bonita es su protagonista. El rostro de la jovencísima Marine Vacht, que debuta como protagonista en esta película, se come la pantalla

De algún modo, la protagonista de Joven y bonita recuerda y a la Séverine de Belle de jour, y a Erika Kohut, la célebre pianista de Michael Haneke. Y es que François Ozon, también artífice del guión de la película, vuelve a poner al desnudo – esta vez más que nunca- a personajes inquietantes con fuerte componente psicológico. En este aspecto, uno de los mayores aciertos de Joven y bonita es su protagonista. El rostro de la jovencísima Marine Vacht, que debuta como protagonista en esta película, se come la pantalla y produce un doble efecto en el espectador: primero lo atrae y le hace creer, con una proximidad efímera, que puede acercarse a ella y bucear por sus pensamientos, pero le basta únicamente un parpadeo de esa frialdad que esconde su mirada para alejarlo inexorablemente. No puedes estar seguro de si su mirada es frágil o calculadora, quebradiza u obscena.

Sin remordimientos y sin vergüenza. Ozon nos se desviste a un personaje que muestra su despertar sexual sin aceptar juicios ni prejuicios, formando una película hipnótica y seductora, con una oscuridad turbadora. Una nueva lolita, Marine Vacth, que tiene todas las papeletas para convertirse en un nuevo icono del cine francés.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »