[Crítica] Nebraska, una historia verdadera

[Crítica] Nebraska, una historia verdadera
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Nebraska, una historia verdadera

Nebraska

Director:

Alexander Payne

Reparto:

Bruce Dern, Will Forte, Stacy Keach, Bob Odenkirk, June Squibb…

Año:

2013

Duración:

115 min.

8.0

· 25 Febrero, 2014

Tras ubicarnos en un Hawaii más sombrío de lo habitual en “Los Descendientes” y hacernos un recorrido vinícola por California en “Entre Copas”, Alexander Payne nos transporta ahora al frío corazón de Norte América, su tierra natal Nebraska.

Woody Grant recibe un premio por correo de un millón de dólares y decide poner todo su ímpetu para ir a cobrarlo. A pesar de sus síntomas de demencia y su carácter complicado, consigue que su hijo David le acompañe en el viaje desde Montana a Nebraska. Una vez allí no solo se reunirá con su pasado sino que verá evolucionar su relación con su hijo.

Alexander Payne es uno de los directores más sutiles de la industria americana actual. Parece completamente ajeno a lo que sucede en Hollywood. Él vive en su mundo, retrata personajes e historias de lo más cotidiano y las cuenta de manera excelente. Nominado a mejor director por sus últimos tres trabajos (incluyendo la presente cinta), Payne es la figura de director por definición. Un sagaz contador de historias que se apoya en personajes complejos, gran creador de atmósferas y genial director de actores. Aquí Bruce Dern nos deleita con la mejor interpretación de su carrera. Y será por algo. Se nota la mano de Payne al cargar de matices todo lo que toca.

Lo que vuelve a sorprender en Nebraska es su maravillosa habilidad de dominar el tono narrativo con total control. Ya en Los Descendientes dejaba claro que sus películas pueden ser  tanto comedias tristes como dramas con situaciones hilarantes. Y es que la línea del tono narrativo en las películas de Payne es muy fino y, en vez de caer en el ridículo, el director camina por la cuerda floja con éxito llevándonos donde el desea. De nuevo con Nebraska consigue parir una comedia envuelta en un papel de drama elegante. Las líneas del guión contrastan con los paisajes fríos y la sordidez de la atmósfera, consiguiendo que el espectador genere empatía con la historia y también reflexione sobre lo que ve.

Con ecos de Una historia verdadera de David Lynch, Nebraska es un profundo retrato de la sociedad de la América más profunda. Personajes rutinarios y desgastados  en un entorno cotidiano, con situaciones veraces, divertidas y tristes, como la vida misma. Una profunda reflexión que es seguramente de la más personales de las historias de Payne.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »