[Crítica] Katy B - Little Red, un inesperado as en la manga

[Crítica] Katy B - Little Red, un inesperado as en la manga
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Katy B – Little Red, un inesperado as en la manga

Katy B

Little Red

Discográfica:

Sony Music

Género:

Pop, dubstep, electrónica

Año:

2014

9.5

· 18 Febrero, 2014

Si con su debut se convertía en abanderaba de ese nuevo género electrónico entre el dubstep y el pop de consumo efímero, ahora Katy B se prepara para su puesta de largo definitiva enfundada en un traje exquisitamente brillante, que por momentos roza la perfección. Little Red es pop de alta alcurnia.

La británica sorprende con un torrente de elegancia casi utópica en su segundo trabajo; un caudal sonoro bien calculado y ejecutado que en ningún momento llega a desbordarse. Little Red es una droga de lujo que, ofrecida en su justa medida, consigue sacudir de placer al oyente. Un éxtasis para los oídos más exquisitos y el delirio del público más cercano al mainstream. Concebido para deslumbrar en los mejores clubs y festivales del planeta, su leitmotiv parece ser la versatilidad del mundo nocturno. Las tramas de sus canciones ahondan en los aspectos trágicos de este submundo: como el desenlace de las noches de fiesta o la búsqueda impaciente de un amante, asuntos reflejados en composiciones como el magistral dúo con una soberbia Jessie Ware, que muestra la lucha de dos mujeres por un hombre en mitad de la pista de baile. O 5 AM, que implora algo de compañía y cariño de forma desesperada. Como buen disco pop, el amor también está presente en sus letras. La expresión más liberal de este sentimiento firma algunas de sus mejores canciones que, casualmente, suelen ser las más melódicas y en las que se hace más patente la gran influencia que tiene la música negra en el registro de Katy B; Emotions o Tumbling Down nacen de esta vertiente más sentimental y coronan este diamante de manera casi sigilosa al abrir el abanico de géneros de manera extrema.

Little Red es el álbum con el que sueña cualquiera de las divas de primera división. Un trabajo que la posiciona entre ese grupo de mujeres con la destreza innata para aunar el pop comercial y la electrónica más vanguardista (véase Robyn, Roisín Murphy o su propia compañera Jessie Ware). Y supone una inesperada entronización para Katy B, pero después de saborearlo con calma, no cabe duda de que era algo realmente necesario.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »