[Crítica] Broken Bells - After The Disco. Las penas más allá de la pista de baile

[Crítica] Broken Bells - After The Disco. Las penas más allá de la pista de baile
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Broken Bells – After The Disco. Las penas más allá de la pista de baile

Broken Bells

After The Disco

Discográfica:

Columbia

Año:

2014

8.0

· 11 Febrero, 2014

Después de dejar una huella admirable y bastante esperanzadora en la escena indie en 2010, con canciones tan memorables como ‘The High Road’ o ‘Mongle Heart’, parece que Brian Burton y James Mercer están preparados para que, lo que empezó como un experimento, pase la prueba de fuego. Cuatro años después de su debut homónimo, After The Disco viene con intención de colarse en las listas de lo mejor del 2014.

El segundo largo de la banda estadounidense es un proyecto coherente con su trabajo anterior. Un álbum ambicioso e inteligentemente concebido. Algo que cabría esperar de dos creadores tan prolíficos como el productor Danger Mouse (Burton) y el vocalista de The Shins (James Mercer). Si analizamos más allá de su insinuante titulo y los temas de presentación, nos encontramos con un álbum que nada en la absoluta nostalgia. Aquel sonido tan típico de los últimos años de la década de los 70 no es lo único que refleja esa añoranza de tiempos pasados; las letras invitan a viajar mucho más allá, a saber qué hay después de una noche de fiesta, conocer qué hay detrás de esos destellos cegadores de una discoteca (“But after the disco, all the shine just fade away” dice la canción que da título al álbum). Broken Bells han creado un lugar de ensueño donde apaciguar las penas del mundo, anclado en un pasado carente de sentido en este turbio presente que nos ha correspondido vivir. After The Disco se aferra a la vida, al amor y también a la desdicha de los recuerdos (“All this time I’d never let you go” reza Leave It Alone). Como si la única obsesión de estas canciones fuera mostrarnos las carencias de vivir en un continuo pretérito y, con ello, conducirnos a un futuro lleno de luz. La misma luz que viene representada a nivel sonoro por ese seductor synth-pop que despunta entre leves reminiscencias rock.

Las debilidades parecen más bellas en este paisaje lleno de color. El avance es la única meta posible, como si la realidad vital del grupo se hubiese trasladado a la temática del álbum. After The Disco confirma el buen hacer del tándem Mouse/Mercer; una obra madura concebida a partir de obsesiones y recuerdos tóxicos y nacida como un canto al optimismo y la ilusión.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »