Cuando los españoles llegaron a Hollywood... Oscars que fueron y otros que pudieron ser

Cuando los españoles llegaron a Hollywood... Oscars que fueron y otros que pudieron ser
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Cuando los españoles llegaron a Hollywood… Oscars que fueron y otros que pudieron ser

Por · 31 Enero, 2014

penélope-cruz-oscar-almodovar-volver

El próximo 2 de marzo, el Dolby Theatre acogerá la nueva ceremonia de entrega de los premios cinematográficos más aclamados de la industria. Hollywood se pondrá de gala y, esta vez, España paseará de puntillas por la alfombra roja: sólo el corto ‘Aquel no era yo’ optará a una nuevo galardón para nuestro cine. Pero han sido unos cuantos ya los compatriotas que llegaron a la meca del cine y se trajeron a casa el preciado galardón. Aquí un breve resumen de nuestra historia cinematográfica. 

Gil Parrondo: el primero

El primer Oscar para España no llegó de la mano de un director, ni de una película. Llegó de la mano de uno de esos creadores que hacen que la expresión ‘con el cine todo es posible’ cobre más sentido. El asturiano Gil Parrondo inauguró nuestro palmarés en los premios americanos con el Oscar a la Mejor dirección de Arte en 1970 por Patton, hazaña que repitió en 1971 por Nicolás y Alejandra. Él es de los que tuvo que inventar el cómo para representar cualquier reto que se presentase a una película: maquetas a escala para simular escenarios ante la cámara, telas pintadas, pintura sobre vidrio… No ha habido truco que se le haya resistido, ni un decorado que haya sucumbido al buen gusto de este genio, un mito viviente de nuestro cine.

 Los-niños-del-Brasil-gil-parrondo-oscar

4 que pudieron ser 5

España se ha alzado triunfal en 5 ocasiones en la categoría de Mejor película extranjera. 5 largos que, estrictamente hablando, deberían ser 4. El discreto encanto de la burguesía , obra creada en 1972 por Luis Buñuel, fue la primera cinta que se trajo el galardón a casa. Y, si bien es cierto que el cerebro que la ideó era aragonés, la película fue producida casi en su totalidad por Francia, que la asumió como propia después de que el director topase con la censura franquista. Por lo que, a pesar de que consideremos esta comedia surrealista como propia, a ojos de nuestros colegas americanos, Francia se llevó el gato al agua.

Tuvimos que esperar 10 años para poder celebrar un Oscar con pleno orgullo y con la cabeza bien alta: en 1982, José Luis Garci triunfó con Volver a empezar. Belle époque (1993), Todo sobre mi madre (1999) y Mar adentro (2004) completan nuestro palmarés. España ocupa el tercer lugar en el ranking de países con más nominaciones y premios, sólo superada por Italia y Francia, primera y segunda respectivamente.

Pe y Bar, la histórica pareja.

Son dos de los actores más reconocidos que nuestro cine ha exportado al mundo, y comparten algo más que su vida sentimental. Los dos ya hicieron historia al ser los primeros actores en la historia de los premios en ser nominados, en la categoría de mejor actor principal, por un papel en castellano. La madrileña por su Raimunda en Volver y el pequeño de los Bardem por el retrato desgarrador de Uxbal en Biutiful. No se llevaron el gato al agua en la primera ocasión, pero tampoco tuvieron que esperar mucho más, ya que en la segunda intentona cazaron la estatuilla. Vicky Cristina Barcelona y No es país para viejos fueron su pasaporte a la historia dorada de los intérpretes españoles, aunque fuera en las categorías de actores de reparto. Gracias a Penélope, Hollywood conoció Alcobendas. Gracias a Bardem, todo saben que una peluca horrible y cara de malote pueden ser sinónimos de éxito.

Del ateísmo de Fernando Trueba en 1993…

Durante su discurso la noche en que recogió el Oscar a la mejor película de habla no inglesa por Belle Époque, Fernando Trueba consiguió algo inaudito ganándose el odio y el amor del ampliamente católico Hollywood con tan sólo unos segundos de diferencia. En primer lugar, proclamando abiertamente que le encantaría creer en Dios para poderle dar las gracias. Y en segundo lugar, para alivio de la masa puritana y del señor que lo acompañaba en el escenario y que casi lo mata con su mirada de reojo, se los ganó a todos afirmando que sí tenía un dios, y este se llamaba Billy Wilder. Tal y como contó Trueba, la mañana siguiente recibió una llamada: ‘¿Fernando? Soy Dios‘. El genial Billy hizo muestra de su buen humor por enésima vez…

… Al santoral de Pedro Almodóvar (Peeedro) en 1999

Después de que Penélope Cruz se creara tres pólipos en las cuerdas vocales gritando su nombre, Pedro Almodovar subió al escenario con un inglés que poco disimulaba sus raíces manchegas y un discurso demasiado largo que los encargados de la gala se apresuraron en acortar. ¿Cómo? Subiendo la música para que se callara y entendiera que debía salir del escenario. Y es que el excéntrico director no podía desaprovechar esta ocasión para realizar un discurso fuera de lo común.

En él, Almodóvar quiso agradecer a todo el mundo que había hecho posible el triunfo de su película, y por no excluir a nadie, incluyó incluso los santos a los que sus beatas hermanas se habían encomendado: la Virgen de Guadalupe, la Virgen de la Cabeza, el Sagrado corazón de María, San Judas Tadeo y Jesús de Medinaceli. La retahíla de santoral no debió hacerles mucha gracia a los realizadores de la gala y alzaron la música para que Pedro abandonara el escenario cuanto antes, lo que el realizado interpretó como un gesto grosero y descortés.

 Tres años más tarde, el incomparable realizador recibió su segundo Oscar, esta vez por el guión original de Hable con ella. La cara de satisfacción de Almodóvar y su discurso, dedicado en parte al cine español, tuvieron que callar muchas bocas entre los miembros de la Academia de Cine española. Y es que Hable con ella podía haber supuesto para España un nuevo Oscar, de no ser porque finalmente la convidadita seleccionada para representarnos fue Los lunes al sol. Ese mismo año, la cinta de Almodóvar fracasó estrepitosamente en los Goya, al conseguir sólo uno de los ocho premios a los que optaba (el de mejor música). En cambio, fue un éxito rotundo a nivel internacional. La polémica estaba servida: una película capaz de ganar el Cesar a la Mejor película Europea, el Oscar al mejor guión original y una nominación como mejor director, y el Globo de Oro y el BAFTA a la mejor película en habla no inglesa… que sólo recibe un premio de consolación en su país. El orgullo del de Calzada de Calatrava quedó tocado y hundido, hecho que motivó la salida más sonada de la historia de la Academia.

Y el corto no llega…

Lo que sí se nos resiste es la categoría de Mejor cortometraje. En la edición de los premios en el 2014, el corto ganador del último Goya Aquel no era yo será el único representante de España. Como él, otros cortos llegaron hasta el final de la carrera, pero nunca consiguieron alzarse como vencedores: Binta y la gran idea de Javier Fesser, Esposados de Juan Carlos Fresnadillo, la genial 7:35 de la mañana de Nacho Vigalondo y Éramos pocos, de Borja Cobeaga.

La animación pisa fuerte

Si bien es cierto que en el cine español convencional se encuentra en sequía desde 2005 en los Oscar, la animación made in Spain va ganando importancia y apunta buenas maneras. Javier Recio lograba en 2009, gracias a un productor de lujo como Antonio Banderas, la primera nominación para España en el apartado de Mejor Cortometraje de animación por La dama y la muerte, una pieza en tono irónico interpretada como un manifiesto proeutanasia. Sólo un año después, el cine de animación español nos volvía a dar una sorpresa de la mano del tándem Javier Mariscal y Fernando Trueba con la historia de amor de un pianista de jazz y una cantante en Chico y Rita. De momento, tendremos que esperar para incorporar un Oscar a nuestra estantería colectiva en esta categoría, pero tiempo al tiempo.

Las que pudieron ganar

La historia suele acordarse sólo de los ganadores, pero a veces no siempre ganan las mejores. En unos premios tan codiciados como los Oscar, el simple hecho de conseguir una nominación es algo por lo que muchas películas luchan y pocas consiguen. Además de las cinco flamantes cintas ganadoras , nuestro cine se ha quedado a las puertas del oro en 16 ocasiones. Y como nos negamos a que esas películas caigan en el olvido, aquí tenéis la lista completa films españoles que pudieron ganar y no lo hicieron, pero que rotundamente merece la pena conocer:

La venganza(1959), Plácido (1962), Los tarantos (1964), El amor brujo (1968), Tristana (1971), Mi querida señorita (1973), Ese oscuro objeto de deseo (1978), Mamá cumple cien años (1980), El nido (1981). Carmen (1984), Sesión contínua (1986). La mitad del cielo (1987), Asignatura aprobada (1988), Mujeres al borde de un ataque de nervios (1989), Secretos del corazón (1998) y El abuelo (1999).

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »