[Crítica] Bruce Springsteen - High Hopes: Retazos de aquí y de allá

[Crítica] Bruce Springsteen - High Hopes: Retazos de aquí y de allá
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Bruce Springsteen – High Hopes: Retazos de aquí y de allá

Bruce Springsteen

High Hopes

Discográfica:

Columbia

Año:

2014

5.0

· 15 Enero, 2014

A pesar de todo, Bruce Springsteen sigue siendo el Boss, eso queda claro cada vez que se sube a un escenario y lleva a cabo los mastodónticos conciertos a que nos tiene acostumbrados. Pero también es cierto que, desde hace ya algún tiempo, sus álbumes de estudio distan mucho en calidad de las grabaciones que le convirtieron en leyenda, siendo en muchos casos meras excusas para volver a salir a la carretera y embarcarse en las espectaculares giras mundiales con que presenta cada disco que edita.

Con esto no estamos desacreditando, ni mucho menos, los más recientes lanzamientos del músico de Nueva Jersey, pues sí que encontramos momentos destacables en cada uno de los álbumes, pero sí que ponemos de manifiesto una realidad que se hace más patente que nunca en este High Hopes.

Para empezar, la idea de contar con Tom Morello (miembro de Rage Against The Machine) como guitarrista principal podría ser acertada como un simple ejercicio de novedad o incluso de intento de evolución, pero al final queda en una anécdota que no añade riqueza a los temas, sino que, de alguna manera, chirría. Es desconcertante tanto efectismo con las seis cuerdas y tanto virtuosismo de manual, ya que la música de Springsteen nunca ha necesitado de eso, la honestidad siempre ha sido su bandera, más allá de artificios.

En cuanto a las canciones que se recogen en High Hopes, no encontramos demasiados cortes reseñables que estén a la altura del mito, no por la calidad de los temas en cuestión, sino quizás por los arreglos elegidos para presentárnoslos. Hay nuevas versiones de temas propios (como The Ghost Of Tom Joad) o ajenos (la canción que da título al álbum, originaria de The Havalinas y de lo más acertado del conjunto), cortes que ya eran conocidos de sus conciertos (The Wall y, sobre todo, American Skin (41 Shots), quizás el mejor tema que podemos encontrar aquí), descartes, caras B… En fin, una amalgama de referencias y pasajes ya transitados que no encuentran un nexo de unión claro, a pesar del fallido intento de Morello por hacer que su guitarra sirva de elemento unificador.

Es cierto que por estas doce canciones matarían muchos de los artistas o grupos que actualmente copan las listas de ventas y los festivales más multitudinarios, pero estamos hablando de Bruce Springsteen, un artista del que siempre se espera mucho más. Quizás ese sea nuestro error, tener las expectativas demasiado altas, pero ante una figura como la suya, no tenerlas sería una falta de respeto a una trayectoria única y envidiable. Por eso, la mayor sensación que nos deja High Hopes es de decepción.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »