[Crítica] A propósito de Llewyn Davis: Los Coen y su visión del folk de los 60

[Crítica] A propósito de Llewyn Davis: Los Coen y su visión del folk de los 60
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] A propósito de Llewyn Davis: Los Coen y su visión del folk de los 60

A propósito de Llewyn Davis

Director:

Joel Coen, Ethan Coen

Reparto:

Oscar Isaac, Carey Mulligan, John Goodman, Garrett Hedlund, Justin Timberlake…

Año:

2013

Duración:

105 min.

8.5

· 13 Enero, 2014

Sentado en una silla solo con la compañía de una guitarra. Llewyn Davis y su voz melancólica. Así es como Joel y Ethan Coen presentan a este cantante folk en su última película titulada A propósito de Llewyn Davis. Nos trasladamos a ese Greenwich Village neoyorkino de los años 60 donde los músicos luchan por hacerse un hueco en un mundo muy competitivo y los estudios de grabación están en permanente actividad. Estamos en una de las épocas doradas de la música de raíces y la canción de autor norteamericana.

Oscar Isaac da vida al protagonista y cabe destacar que él mismo canta todos los temas del largometraje de una manera solvente y desgarradora. Este actor hispano ya llevaba varios años en la música con su banda The Blinking Underdogs, hecho que fue determinante para los directores a la hora de elegirle. Él mismo aparece en todas y cada una de las secuencias de la película, lo que da mayor importancia si cabe a su personaje.

A su lado, una de las mejores actrices del momento, una Carey Mulligan espectacular, que se llena de rabia e ira cada vez que ve aparecer a Davis, su exnovio, pidiéndole ayuda. Además, Mulligan sorprende interpretando una emotiva y lenta canción, algo que ya hizo en la película Shame. Pero dejando a un lado el peso femenino, la película cuenta con otro actor ya consagrado que, a pesar de tener un papel de escasa relevancia para la trama, ayuda a entender la evolución de la historia. Hablamos de la aparición de John Goodman en ese intento de road-movie que permite crear un subgénero dentro del drama. Y, dejando prejuicios aparte, Justin Timberlake interpreta un pequeño pero bastante bien resuelto papel.

A propósito de Llewyn Davis desprende tristeza y pesimismo en el rostro de Isaac, escaso de sonrisas. La luz fría, los clubs oscuros llenos de humo y las calles vacías en pleno invierno ayudan al espectador a entender la desesperación de Davis. Los hermanos Coen vuelven a dar voz a personajes perdedores y a su lucha por salir adelante. En este caso lo hacen a través de las canciones del protagonista y su continuo intento de redención.

Por último, teniendo en cuenta el trasfondo de la película y la historia que trata no es de extrañar que la excelente banda sonora tenga una importancia fundamental en el desarrollo de la misma.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »