Ridley Scott, la irregularidad de un genio

Ridley Scott, la irregularidad de un genio
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Ridley Scott, la irregularidad de un genio

Por · 2 Diciembre, 2013
Ridley Scott, la irregularidad de un genio

Si bien es cierto que sus últimos trabajos han cosechado críticas muy dispares, nadie puede negar a día de hoy que Ridley Scott es y será uno de los nombres capitales de la industria cinematográfica.

Y es que la osadía y la ambición del director inglés le ha llevado a ser el artífice de algunas de las obras más recordadas de la historia del séptimo arte. Aprovechando el estreno del último film del director británico, hacemos un repaso por algunos de los momentos clave de su irregular filmografía, llena de altibajos creativos, de éxitos y fracasos comerciales, lo que lo convierten en uno de los cineastas más interesantes de las últimas décadas.

Un incómodo y viscoso pasajero 

Cuando Ridley Scott decidió embarcarse en el Nostromo, la icónica nave de Alien, el 8º pasajero, nada apuntaba a que esa pequeña película iba a convertirse en uno de los más grandes hitos de la historia de la ciencia ficción. Ridley supo resolver en Alien una ecuación que conjugaba el terror, el suspense y la ciencia ficción a la perfección. En esta cinta icónica, la teniente Ripley y su tropa deciden socorrer la llamada de auxilio que reciben cuando están ya a punto de regresar a la Tierra. Una llamada que les hace llegar hasta un extraño planeta en el que se encuentran con un campo lleno de cápsulas con forma de huevo. De ellas emerge una extraña criatura de la que no podrán deshacerse fácilmente y que complicará su regreso a casa.

Alien 1979 Ridley Scott

‘Blade Runner’, o la distopía que se nos avecina

Ya en Alien se apreciaba una estética muy personal en el universo del inglés. Una inclinación que se confirmó en su cuarta película, una obra de culto mayúscula, fuente ilimitada de la cual han bebido infinidad de creadores posteriores. Blade Runner, basada en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick, es la máxima representante de una corriente estética que se nutre del cyberpunk. En las películas que tratan esta temática, el avance tecnológico deja de ser presentado como el adalid de nuestra civilización y nos aboca inexorablemente hacia un futuro distópico en el que la calidad de vida de los humanos es casi inexistente en las grandes ciudades, que sobreviven sucias y llenas de mugre en una era post-industrial. Ridley Scott se plantea, en la que posiblemente sea su obra más influyente, un conflicto ético y filosófico acerca de la vida y lo artificial, mediante el amor imposible entre un humano y un robot.

Las chicas son guerreras

Thelma and Louise-ridley-scottEl bueno de Ridley también ha izado alguna que otra vez la bandera reivindicativa en sus films, y Thelma & Louise es un claro ejemplo de ello. Esta película rodada en 1991, que dio a Brad Pitt su primer papel consistente en el cine, es considerada por muchos un icono feminista. Dos mujeres que emprenden un viaje juntas para airearse de sus monótonas vidas y que terminan empujadas a asir el revolver para enfrentarse a las adversidades masculinas que se cruzan por sus caminos. Dos mujeres y dos revólveres. Todo cobra mayor intensidad teniendo en cuenta que las armas ocupan un papel central en la mitología americana como instrumento de autonomía. Thelma & Louise supone, en cierto modo, la emancipación de la mujer frente al hombre y la ruptura de la imagen de debilidad predominante asociada al rol femenino. Este es un tema al que volvería a recurrir en otra de sus películas más populares, La teniente O’Neil, en la que el personaje encarnado por Demi Moore se convierte en la primera mujer en formar parte de la Marina de los Estados Unidos. Mujeres que se rebelan por encima de su condición para ponerse a la altura de los hombres, dispuestas a romper tabúes sociales.

Grandes producciones: Gladiator o 1492: la conquista del paraíso

Pero si por algo se ha caracterizado la trayectoria de Ridley Scott es por su gran capacidad de reinventarse. Como dice el dicho: “menos es más”, y buena parte de las películas de mayor calado del genio inglés han sido aquellas para las que ha tenido presupuestos menores. Con más de 40 millones de dólares, 1492: la conquista del paraíso fue una de las más ambiciosas apuestas del director, que intentaba materializar aquello que yacía durante siglos en el imaginario colectivo: el descubrimiento del nuevo mundo a manos de Cristóbal Colón. La película, protagonizada por Gérard Depardieu y rodada en su mayoría en España, cosechó pésimas críticas y fracasó en taquilla, ya que no llegó a recaudar ni una cuarta parte de lo que costó. En la otra cara de la moneda, Gladiator, un drama épico protagonizado por Russell Crowe que le valió 5 Oscars, incluyendo el de mejor película.

Ridley Scott: la irregularidad de un genio

Muchos no justifican la irregularidad de la filmografía de Ridley Scott limitándose a tacharla de sobrevalorada. Sea como sea, dependerá de los ojos con que se mire. Pero hay algo que no se puede negar: Ridley Scott ha sabido dejar su impronta en películas muy diferentes, demostrando siempre su evidente versatilidad tras las cámaras.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »