La Caja B: El jardín prohibido. ¿Qué sabemos de leyes?

La Caja B: El jardín prohibido. ¿Qué sabemos de leyes?
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

La Caja B: El jardín prohibido. ¿Qué sabemos de leyes?

Por · 4 Noviembre, 2013
La Caja B: El jardín prohibido. ¿Qué sabemos de leyes?

Hay jardines en los que nadie se quiere meter, jardines complicados. ¿Qué sabe la opinión pública de leyes? ¿Opinamos con criterio? ¿Escuchamos a los que sí lo tienen? Estos días sólo he visto opiniones politizadas de algo que debería estar al margen de ideologías.

Es irónico –me comentaba una amiga– que una persona que atenta reiteradas veces contra el derecho fundamental de la vida, se vea amparada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos”. La etarra Inés del Río recuperaba hace días la libertad tras pasar 26 años y tres meses en prisión por 23 asesinatos, atentados, tenencia de explosivos y otros delitos. Esto dividía a la opinión pública en dos corrientes mayoritarias, a favor de esta excarcelación y en contra. A favor de las víctimas de ETA o en contra. Y olvidamos los matices.

Es imprescindible condenar la violencia y repeler los fanatismos. Y es totalmente inconcebible que nadie arrebate una vida por una idea. No se puede justificar el asesinato. Pero tampoco parchear la ley como se estila en esta España de todos. Así que, a pesar de mi ignorancia sobre derecho penal, entiendo que si se hubiera formulado correctamente el mecanismo de encarcelación, no podrían tirarnos de las orejas desde esa vetusta entidad llamada Europa. Hay que cambiar las leyes, y no hay ningún valiente que en su legislatura lo haga. Cuando existe una sentencia, o se acata o se recurre. Y se recurrió, ya que la sentencia es de julio del 2012. Y no ha sido resuelta hasta hoy; esta vez, de forma inapelable. Así pues, ni se puede ni se debe desacreditar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, ni echar más leña al fuego para enrarecer y enrabietar aún más el ambiente, para politizar 23 cadáveres y el dolor de las víctimas.

No se puede reclamar justicia y no acatar una sentencia. “Los malos” no están en Europa, juegan en casa. En este país falta autocrítica y responsabilidad. Véase el caso Madrid Arena. Un año después de la muerte de cinco jóvenes, aún no conocemos responsable alguno de aquellas muertes. Un año en el que lejos de creer en la justicia, esas familias rozan la desesperación. Porque cuando te desamparan, es normal que aflore la frustración y el deseo de venganza, como hemos podido ver en algunos rostros de la manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

Sin embargo, siempre queda luz entre tanta sombra desatada por la condena en contra de la aplicación de la Parot. Carmen Hernández, viuda de un concejal del PP asesinado por ETA en el año 2000, dejaba las siguientes declaraciones en El Intermedio: “Si los jueces han dictaminado que es de ley que les corresponde salir, pues tendrán que salir“. “Lo importante es que ellos vean el daño que han hecho”. “Yo algunas veces me he querido poner en el lugar de la madre de uno que ha matado, y para mí eso sería horroroso”.

Otro camino es posible, pero somos más dóciles enfrentados entre nosotros, encerrados en el odio, diluyendo nuestra energía.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »