[Crítica] ¿Quien mató a Bambi? humor negro plagado de clichés

[Crítica] ¿Quien mató a Bambi? humor negro plagado de clichés
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] ¿Quien mató a Bambi? humor negro plagado de clichés

¿Quién mató a Bambi?

Director:

Santi Amodeo

Reparto:

Quim Gutiérrez, Julián Villagrán, Ernesto Alterio y Enrico Vecchi, Clara Lago, Úrsula Corberó…

Año:

2013

Duración:

89 min.

6.0

· 21 Noviembre, 2013

El presidente de la empresa en la que trabaja David aparece semidesnudo en su despacho y éste y su compañero tratan de hacer que vuelva sano y salvo a su casa. Así comienza la compleja trama en la que se ven envueltos la mitad de los personajes de la última comedia española en conquistar la taquilla, ¿Quién mató a Bambi?

Al mismo tiempo, dos socios planean el secuestro exprés del empresario, pero una confusión les lleva a retener, sin saberlo, al padre de uno de ellos. Los cabos están separados, solo hay que ir acercándolos hasta conseguir atarlos mediante una serie de situaciones inverosímiles y extrañas coincidencias. Después de una pausa de siete años, Santi Amodeo regresa con ¿Quién mató a Bambi? Rodada en Sevilla, esta comedia disparatada, y que en algunos momentos roza lo absurdo, empuja a los personajes a reaccionar de manera espontánea sin pensar en las consecuencias.

El peso dramático recae en los cuatro actores principales. Gracias a los caracteres interpretados por Quim Gutiérrez, Julián Villagrán, Ernesto Alterio y Enrico Vecchi, la cinta funciona bien, aunque habría que ver cómo lo haría si los rostros fueran menos populares. Los personajes femeninos apenas dan juego: Clara Lago y Úrsula Corberó interpretan unos papeles secundarios y prescindibles. Tanto como los cameos del futbolista Andrés Iniesta y Carmina Barrios (madre de Paco León y protagonista de Carmina o revienta) quienes, más que contribuir al desarrollo de la película, dan la impresión de aparecer únicamente como gancho para el público generalista.

En ¿Quién mató a Bambi? se pueden diferenciar claramente dos tramas que terminan por encontrarse en un más que esperado clímax, donde los cuatro protagonistas al fin convergen. En ese momento, vemos un claro ejemplo de ese humor negro que tanto predomina en el film; lo que a los personajes les hace sufrir, al espectador le provoca una carcajada. Tanta es la violencia gratuita, que hasta el mismísimo Santi Amodeo se plantea, teniendo en cuenta declaraciones previas, su nivel de sadismo.

El resultado final es entretenido -e incluso disfrutable por momentos- pero está plagado de clichés, lo que hace peligrar la credibilidad de la historia. Aunque mantiene buenos toques cómicos y el gag está muy presente, el humor no está tan explotado como cabría esperar. Si creíamos encontrar una comedia desternillante, en esta ocasión no ha sido así.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »