[Crítica] Haim - Days Are Gone. Melancolía y efervescencia juvenil

[Crítica] Haim - Days Are Gone. Melancolía y efervescencia juvenil
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Haim – Days Are Gone. Melancolía y efervescencia juvenil

Haim

Days Are Gone

Discográfica:

Polydor

Año:

2013

8.0

· 28 Noviembre, 2013

Days are gone es un pastiche pop de orígenes diversos que, sin embargo, mantiene la identidad musical de las hermanas Haim. El álbum debut de las californianas se publicó hace tan sólo unos meses, pero himnos efervescentes como Forever o countries reinventados como The Wire ya se convirtieron en hits mucho antes del esperado evento. A medida que las canciones se fueron colando en los medios, cada vez más hipsters con añoranza del R&B de los 90 se frotaban las manos con impaciencia…

La carrera musical de Este, Danielle, y Alana Haim se remonta unos quince años atrás, básicamente hasta su más tierna infancia. Criadas entre músicos, hacían covers de antiguas bandas rockeras incluso antes de saber multiplicar. Su talento de pura cepa es evidente, subrayado por los rumores de su empeño por componer su propia música, -de ahí que hayan tardado tanto en alcanzar la deseada meta-. Por esta razón abandonaron una anterior formación, las Valli Girls, cuya calidad era cuestionable. También se comenta que Julian Casablancas (The Strokes) sermoneó a la mayor de las hermanas, Danielle (cantante y guitarrista), aconsejándole dejar las actuaciones en bares y buscar tiempo para escribir canciones de verdad. Al parecer siguió su consejo, ¡y de qué manera!

Desde que decidieron mantener su banda en un tamaño manejable -las tres componentes y un batería, Dash Hutton-, todo parece haber fluído de manera más orgánica.  Days are gone es un disco compacto, sólido en sus sonidos y económico en su reparto de energía. Dentro de su espíritu divertido y juguetón, sin más pretensión que emocionar, ni un solo acorde es caprichoso. Estas chicas  van directas al grano sin perderse en ensimismamientos y callejones sin salida.

haim-falling-days-are-gone-critica

Todo suma y es acertado, agarran al oyente por las orejas sin dejarle escapar, quizá llegando a rozar la saturación en My Song 5. Por lo general, nada sobra dentro de esta exuberancia pop, desde  los bajos de la solemne Falling, hasta los coros suspirados de la irreverente Don’t save me, pasando por los martillazos de Go Slow.

El vintage es un tema a abordar, Haim fueron educadas en el pop americano de raíz, y su ansia de remodelación de este pasado no tan lejano no podría caer en una mejor fecha, con este feliz retorno a los inocentes 80-90 que vivimos hoy en día. Todo suena a nostalgia, desde el deje folkie de Honey And I hasta la reverberación ochentera de Running If You Call My Name, por nombrar alguna.

El elemento clave, y repetido hasta la saciedad en análisis sobre ellas, son sus influencias: están bien claras, definidas, y  apropiadamente mezcladas con sonidos actuales. Ese pop-folk que podría haber escrito la Stevie Nicks más romántica de Fleetwood Mac, la seducción de Prince, el juego de capas y voces de Bangles se mezcla con toques de hip-hop, y la depuración y potencia de grupos actuales como Phoenix.

Haim fueron educadas en el pop americano de raíz, y su ansia de remodelación de este pasado no tan lejano no podría caer en una mejor fecha

Todo esto que podría sonar muy premeditado y frío es, sin embargo, paliado por una genuina calidez en su música. La voz de Danielle cae sin rodeos en la sinceridad emocional del asunto, con esa verdad cruda de la que está impregnada. Aunque la calidad de las letras del trío no es algo principal, ni están hechas para soportar un análisis exhaustivo. Quizá sí The Wire, que destaca en su discurso verbal y se convierte en una de las canciones más benignas sobre rupturas amorosas.

A la fama del álbum han ayudado, por supuesto, esos videos conduciendo motos y ondeando sus morenas melenas al viento, esas coreografías ejecutadas con informalidad y languidez pero de forma meticulosamente pensada… Y con todo, estas chicas no pueden dejar de exudar simpatía juvenil por todos sus poros.

El resultado general es  una lista de 11 logros musicales, cada cual en su estilo y peculiaridad. Esperamos que su siguiente trabaja confirme la valía de las niñas de California, a pesar de que ese temido segundo asalto tendrá evidentemente menos maceración que éste, que es el resultado y puesta de largo de toda una vida de enseñanzas. Estaremos atentos a encontrar canciones tan redondas como Forever –ese maravilloso espectáculo en tres pistas-. Y, por el momento, nos conformares con verlas dándolo todo en conciertos o festivales.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »