[Crítica] Una cuestión de tiempo. Paso adelante de la comedia romántica

[Crítica] Una cuestión de tiempo. Paso adelante de la comedia romántica
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Una cuestión de tiempo. Paso adelante de la comedia romántica

Una cuestión de tiempo

Director:

Richard Curtis

Reparto:

Domhnall Gleeson, Rachel McAdams, Bill Nighy, Tom Hollander, Margot Robbie…

Año:

2013

Duración:

123 min.

7.0

· 24 Octubre, 2013

Si existe un género trillado y predecible en la cinematografía moderna, ese es sin duda la comedia romántica. Y a pesar de todo, arrasa en taquilla. Quizás sea por el ingrediente base de los argumentos: la vivencia de un amor de película en tiempos de inutilidad sentimental generalizada. O por los predecibles y adorables happy endings que, si bien pecan de inverosímiles en la mayoría de los casos, consiguen evadir al espectador y hacerle fantasear con que Huge Grant le verterá accidentalmente el café en la oficina la próxima semana y luego le invitará a cenar para paliar la incomodidad, o que el caniche malcriado de Jennifer Aniston se colará en su casa por el balcón y ella misma, con camisón y sin sujetador, llamará a su timbre a altas horas de la madrugada para pedirle disculpas por la impertinencia.

Richard Curtis pone en evidencia su talento innato a la hora de crear personajes memorables que brillan tanto en solitario como en el conjunto

El director británico Richard Curtis no es un recién llegado a las comedias románticas. Le avalan el guión de Notting Hill, o la empalagosamente divertida Love, Actually. Con Una cuestión de tiempo, Curtis nos presenta una comedia romántica al uso pero con una pequeña diferencia que juega a favor de su protagonista: como todos los hombres de su familia desde tiempos ancestrales, Tim Lake, a quien da vida Domhnall Gleeson, tiene la capacidad quebrar el espacio/tiempo y volver a situaciones pasadas. Así pues, Curtis da una vuelta de tuerca al tan requerido ‘chico conoce a chica’ en este, su género fetiche, para ofrecernos una nueva versión; el ‘chico torpe y patoso con las relaciones conoce a chica de la manera equivocada y viaja atrás en el tiempo reiteradamente hasta encontrar la situación perfecta’. Gleeson y la protagonista femenina de la película, una exquisita Rachel McAdams, forman un tándem perfecto, la típica pareja de marco de fotografía que irradia una contagiosa felicidad.

Nada falla. Una cuestión de tiempo es un engranaje perfectamente engrasado con ese humor, el británico, que lucha por ganarse la categoría de subgénero cómico a base de situaciones y diálogos imprevisibles… Richard Curtis, que además de director es también autor de la historia, construye una comedia romántica que, sin pasarse de almibarada, encuentra el equilibrio entre lo banal y lo trascendental, y pone en evidencia su talento innato a la hora de crear personajes memorables que brillan tanto en solitario como en el conjunto, e hilvanan una historia deliciosamente inverosímil. Los grandes aciertos de esta película: el primero,  ser una historia más profunda de lo que su trailer pretender vender y llevar la comedia amorosa a un nivel superior de reflexión; el segundo, no pecar de pretenciosa por ello y cumplir su objetivo principal, divertir.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »