[Crítica] Caníbal, un sorprendente relato de terror

[Crítica] Caníbal, un sorprendente relato de terror
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Caníbal, un sorprendente relato de terror

Caníbal

Director:

Manuel Martín Cuenca

Reparto:

Antonio de la Torre, Olimpia Melinte, María Alfonsa Rosso, Manuel Solo

Duración:

116 min.

8.0

· 17 Octubre, 2013

Más que una historia de amor, como su slogan nos indica, Caníbal es un retrato. El retrato de un hombre laberíntico y de porte inquietante que nos vigila desde su lienzo con su mirada de hielo. Un hombre esbozado con la grisácea incertidumbre de aquellos que esconden mucho más de lo que muestran.

Preseleccionada para los Oscar por la Academia de las Artes, Caníbal es uno de los relatos de terror más sorprendentes de la historia reciente de nuestro cine, que desmembra con sigilo los entresijos de la mente psicopática. Con un guión sólido que dosifica el relato con acierto, Manuel Martín Cuenca nos presenta a un sastre granadino que siente atracción por la carne humana y no tiene reparos en hacer lo que sea para conseguirla. Y, los más terrorífico de todo: los remordimientos no entran en juego en esta ecuación.

Caníbal está tan fríamente dirigida como las gélidas montañas de Sierra Nevada en las que el sastre granadino, a quien da vida Antonio de la Torre, perpetra sus atroces actos. El tempo de la narración y la atmósfera creada por la fantástica fotografía de Pau Esteve –que nos evoca inevitablemente al tenebrismo de Rembrandt– se mimetizan para formar un todo sobrio y elegante, orientado a acrecentar la sensación tensa del crimen. El ritmo sosegado, que parece una imposición de la propia película, casa con el conjunto de manera deliciosa.

El tándem que forman de la Torre y la rumana Olimpia Melonte seduce al espectador con su contraste: el calor de una pequeña lumbre que trata de derretir un enorme iceberg. El actor malagueño pone su carne y su alma para interpretar a uno de los monstruos más humanos que nuestro cine recuerda, y firma uno de sus papeles más memorables. Nos atrevemos a afirmar, sin temor a pecar de incautos, que este sastre le reportará grandes sorpresas a De la Torre en el 2013.

Caníbal es una película arriesgada en su forma y contenido, pero que supera con creces el reto. Así es el cine español: cuando menos te lo esperas, va y te sorprende. Sí, señor Montoro, pese a su asesino llamado IVA, y pese a lo que usted diga, todavía hay espacio para el cine en mayúsculas en nuestro país.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »