Borgman de Alex Van Warmerdam, mejor película en Sitges. Resumen del festival

Borgman de Alex Van Warmerdam, mejor película en Sitges. Resumen del festival
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Borgman de Alex Van Warmerdam, mejor película en Sitges. Resumen del festival

Por · 20 Octubre, 2013

Borgman-Alex-Van-Warmerdam-sitges-festival-ganadora

Algunos afirmarán sin pestañear que al Festival de Cine Fantástico de Sitges se acude a ver películas malas. Tal cual. Sin embargo, durante esta 46ª edición hemos podido disfrutar, entre decenas de películas extrañísimas, algunas de las más inspiradoras que probablemente veamos en todo el año. Se trata de films que no sólo juegan con lo sobrenatural, sino que confirman que el propio cine tiene la facultad extrasensorial de hacernos vibrar.

Es cierto que la pavorosa sección Brigadoon ofrece filmes como Tráiganme la cabeza de la mujer metralleta que son un compendio de monstruos de serie Z, gore, slasher, splatter y todas las acepciones existentes de matar y deformar. Sin embargo, cuando en las secciones “oficiales” se ven algunos ejemplos fallidos de “terror de calidad” como la decepcionante Possession -dirigida por Brillante Mendoza-, anhelas que venga un asesino de las películas de Jesús Franco a convertir aquel despropósito en un mucho más satisfactorio baño de sangre y cerebros fuera de sus cráneos.

Vayamos con lo bueno. La holandesa Borgman de Alex Van Warmerdam se ha llevado el mayor reconocimiento del festival. El elemento fantástico, aunque reconocible en un grupo criminal que se esconde bajo tierra y comparte una misteriosa cicatriz, viene equilibrado por el tono absurdo, cercano a filmes como Canino… Anton Borgman llega a una moderna casa familiar pidiendo auxilio como un vagabundo, pero acaba sembrando el caos a base de las técnicas de dominación más sui generis. Se trata de una crítica feroz a la estupidez burguesa y su mundo de apariencias e incapacidades, un juego de poder incómodo. Sin embargo, pierde fuerza debido a la falta de identificación del espectador con los personajes.

El premio del público recae en Jodorowsky’s Dune

jodorowskys-dune-sitges-festival

El documental de Peter Pavich es un monumento a ese genio loco que es Alejandro Jodorowsky, “Jodo” para los amigos. El intelectual chileno nos habla apasionadamente de su fallido proyecto de adaptación de Dune, un libro de ciencia ficción que a todas luces se hubiese convertido en una gran película de culto.  El objetivo era  hacer un film mágico, jugar con lo cósmico, lo sexual, lo filosófico… y agitar conciencias.

Es un relato increíble, lleno de humor, casualidades y LSD. Vemos el proceso de reclutar uno a uno a los mayores profesionales del sector, sus “guerreros de la luz” que más tarde trabajarían en Star Wars o Alien, y convencer a artistas de la talla de Orson Welles, Dalí, Mick Jagger, Pink Floyd o Moebius (todos cedieron ante su entusiasmo).

Aún en su derrota, y visto desde el lado más oscuro de su personalidad – su propio hijo fue duramente entrenado durante años para ser el protagonista -, Jodorowsky nos contagia con su visión y con la idea irrenunciable a conseguir nuestros sueños, exactamente como queremos que sean.

En lo que a Coherence de James Ward Byrkit respecta, sólo puedo describirla como “¡una flipada!“. Nos encontramos en una casa en los suburbios, ocho amigos y una cena. Aparentemente nada fuera de lo normal. La paranoia arranca cuando uno de los asistentes cuenta la anécdota de una mujer que, durante una noche en que pasaba un cometa sobre la Tierra, dejó de reconocer al hombre que estaba en su casa como su marido. Esa misma noche, el mismo cometa rozará la atmósfera del planeta.

Premio al mejor guión, curiosamente la cinta se apoya mucho en la improvisación de sus actores que rodaron solamente durante cuatro noches. El film exhibe una gran inteligencia en su concepción y construye un rompecabezas alucinante cargado de tensión, donde lo de “coherencia” es algo muy flexible…

Vampiros, amor y poco interés por matar

only-lovers-left-alive-jarmusch-sitges-festival

¿Hemos visto un reboot de Crepúsculo? Rotundamente no. La última película de Jim Jarmusch es una oda al amor más cómplice que se ha visto entre dos personas, que resultan ser inmortales y beben sangre. Only Lovers Left Alive es una historia vitalista protagonizada por dos no-muertos, en la que ella (adoramos a Tilda Swinton) trata de animarle a él (babeamos por Tom Hiddleston) un vampiro depresivo, cansado de un mundo gestionado humanos, – ellos nos llaman “zombis”- en el que ya no pueden ni siquiera encontrar sangre humana que no esté intoxicada..

Eva tratará de recordar a su centenario marido los sutiles tesoros que esconde la vida, los que sólo encuentra una mente de curiosidad infinita –inmortal- que conserva una solemne fascinación tanto por un concierto en directo, como por un teoría astrofísica o por un buen trabajo de cableado…

Recomendaríamos muchas otras películas, como The Congress de Ari Folman, la israelí Big Bad Wolves o, una preferida personal, el debut de Yann Gonzalez, Les rencontres d’après minuit, con tintes de Fassbinder, música de M83, y el enorme pene (protésico) de Éric Cantona. Casi nada… Con esto nos despedimos, hasta el año que viene, Sitges.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »