[Crítica] Iron Man 3: humanizando a Tony Stark

[Crítica] Iron Man 3: humanizando a Tony Stark
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Iron Man 3: humanizando a Tony Stark

Iron Man 3

Director:

Shane Black

Reparto:

Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow, Don Cheadle…

8.0

· 12 Junio, 2013

Nos encontramos ante la continuación de la adaptación del Cómic Iron Man, producto de la factoría Marvel. Teniendo en cuenta que se trata de un film de acción, y de un género muy específico, es muy recomendable. Pero si estamos hoy aquí, no es tanto para criticar la película, sino el vago intento de humanizar al personaje de Tony Stark. Reconocemos que la tentativa ha sido buena, pero no lo suficiente.

Para quien no lo sepa, Tony Stark es un multimillonario excéntrico que decide cerrar su fabrica de armas, no sin antes crear la mejor de todas ellas. Una armadura con la que será capaz de combatir a terribles villanos. Desde ese momento, su alter-ego será conocido como Iron Man.

En esta tercera entrega, Tony Stark sufre ataques de ansiedad. Desde su anterior aventura en The Avengers, y los misterios que vislumbró al cruzar un portal interestelar, no es capaz de conciliar el sueño, y sin la armadura, se siente frágil. El pánico le invade cada cierto tiempo e incluso sufre ataques de agorafobia. Como ha sucedido con tantos otros superhéroes, se plantea las siguientes preguntas: ¿lo sería sin mi armadura? ¿sin el traje? ¿sin mis poderes? Este es un recurso muy utilizado por los guionistas, porque humaniza a los personajes y muestra una serie de miedos y reflexiones que siempre son jugosos a la hora de estructurar un argumento. El problema es que no llegan a profundizar tanto como podrían haberlo hecho. Lo convierten más bien en una historia paralela y casi prescindible para mostrar un mínimo de transformación del personaje.

Tony Stark, lejos de sentirse el héroe que es, sólo se considera un mecánico que pone a punto al verdadero protagonista, Iron Man, y que sin esta armadura (en el film incluso cobra vida sin que tenga capacidad para controlarla, como si del monstruo de Frankenstein se tratase) él no seria nada ni nadie. De manera similar a como se ha hecho previamente con Batman o Superman, por poner dos ejemplos, al final se responde a la pregunta de la manera más natural posible: Iron Man no es quien eres, sino en quien te puedes convertir.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »