Bates Motel, entretenimiento puro y duro en la precuela televisiva de Psicosis

Bates Motel, entretenimiento puro y duro en la precuela televisiva de Psicosis
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Bates Motel, entretenimiento puro y duro en la precuela televisiva de Psicosis

Por · 19 Abril, 2013
Bates Motel, entretenimiento puro y duro en la precuela televisiva de Psicosis

No son pocas las ocasiones en las que la figura del asesino en serie ha servido como base para la creación audiovisual. Es justo, da juego. Lo curioso del asunto es que en la mayoría de los casos se trata a dichos personajes como dementes, simples psiques trastornadas por traumas infantiles o situaciones problemáticas. Esta pasada temporada veíamos recuperar, a través de la interpretación de Zachary Quinto en American Horror Story: Asylum, puntos clave de la personalidad de uno de los serial killer más famosos de la historia, Ed Gein, sobre el que después se basaría el personaje de Norman Bates en la novela y posterior adaptación cinematográfica Psicosis. Como Gein, el Dr. Oliver Thredson utilizaba partes de los cadáveres de sus víctimas –por ejemplo, la piel- para fabricar el mobiliario de su casa. Al igual que Bates, su comportamiento es producto de la dependencia emocional de una madre sobreprotectora y peligrosamente puritana.

Bates-Motel-Episode-1x01-002

Lo que sí se planteaba en American Horror Story que queda fuera de toda duda en Bates Motel es el mal como motivación. La nueva serie de Anthony Cipriano, que sirve como precuela para Psicosis en los años de adolescencia de Norman Bates, va dejando caer pistas de cómo se produce esa extraña transformación de niño a psicópata, que mucho tiene que ver con el trato con su progenitora. A pesar de las incongruencias –como es trasladar la acción a la época moderna, iphones incluídos, o llevar a su protagonista hacia periplos detectivescos -, Bates Motel cumple su función, la de tensar nuestros nervios y crear un ambiente de peligro constante. Esto es gracias a una dirección de actores solida. En el reparto, bien curtido en terrenos cinematográficos, encontraremos a un Freddie Highmore (Charlie y la fábrica de chocolate) bastante convincente en el papel de joven perturbado con cierto punto adorable, a Nestor Carbonell (Lost, El caballero oscuro) y Mike Vogel (Blue Valentine, Criadas y Señoras, Pan Am) en la piel de policías con doble rasero, y claramente dominando la situación, a la nominada al Oscar Vera Farmiga (Up In The Air, Infiltrados) como Norma Bates, una madre coraje con serios conflictos de personalidad que tiende a llevar en todo momento a su hijo hacia situaciones límite. Que sea más o menos fiel a los códigos que hicieron de Psicosis una de las obras cumbre del cine de suspense, no tiene importancia alguna; porque Bates Motel se mueve en otra liga completamente distinta, la del entretenimiento puro y duro. Uno de los estrenos televisivos más interesantes del año.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »