Entrevista a Izal: “Cuando grabamos el disco únicamente teníamos una expectativa, dejar de ser invisibles”

Entrevista a Izal: “Cuando grabamos el disco únicamente teníamos una expectativa, dejar de ser invisibles”
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Entrevista a Izal: “Cuando grabamos el disco únicamente teníamos una expectativa, dejar de ser invisibles”

Por · 6 Marzo, 2013

Izal 3

Unos días antes de dar el que, según ellos, es uno de los conciertos más importantes de sus vidas, nos encontramos con Mikel Izal, alma máter del grupo que lleva por nombre su propio apellido. En una cafetería de un hotel del centro de Madrid, Mikel nos cuenta cómo está viviendo en primera persona la imparable progresión que lleva la banda desde que hace menos de un año publicaran su primer álbum Magia y efectos especiales. En pocos meses han ido dando saltos cualitativos y cuantitativos, pasando de tocar en pequeños locales a llenar la sala El Sol e intentar repetir la hazaña este viernes en Joy Eslava. Las pocas entradas que quedan a la venta para este concierto se pueden adquirir aquí. ¿De verdad que aún no conoces al grupo del que todos hablan?

En el último año se ha odio hablar mucho de vosotros, pero habrá gente que aún no os conozca, ¿podéis contarnos cómo suena Izal?

Nuestra música y, en este caso, nuestro disco es muy variado y cambiante. Es algo buscado porque siempre hemos tenido claro que no somos de agarrarnos a un sonido único. Lo que algunos llaman estilo propio a nosotros nos suena a monotonía y a carencia. Nos gustan las montañas rusas de intensidades. Algunos dicen que hemos pecado de ello, pero preferimos pecar de esto que de lo contrario. También es importante el contenido, que haya algo que estemos contando aunque no lo hagamos claramente. No nos gusta dar la letra muy masticada, sino que queremos que cada uno pueda interpretarla a su manera.

Después de años inmerso en el circuito de cantautores, ¿cómo das el paso de solista a miembro de un grupo?, ¿cómo se origina la banda?

En 2008 gano el Certamen de Jóvenes Creadores de Madrid y “Gato”, el bajista, gana el mismo certamen en Málaga. En 2009 nos reunimos en la Bienal de Jóvenes Creadores de Europa en Skopie, la capital de Macedonia. Yo allí ya tenía en la cabeza un cambio de rumbo musical muy importante. Quizás no era consciente, pero sí que me daba cuenta de que estaba componiendo temas que cada vez me costaba más presentar en una sala con una guitarra. Ya empezaba a trastear en mi estudio con mucho más que una línea de acústica y de voz, probaba con sintes, con bajos, percusiones… Entonces ya empezaba a sentir la necesidad de cambiar de proyecto y buscar un grupo de personas que quisieran acompañarme y tuvieran las mismas inquietudes musicales que yo. Gato y yo buscamos gente para formar la banda y, aunque nos costó, al final encontramos a los demás que componen la formación definitiva. Ni de lejos sospechábamos que la cosa podría crecer tanto pero sí teníamos claro que no queríamos jugar a ser músicos, queríamos ir a por todas. Tenía entre ceja y ceja que esta tenía que ser mi profesión y busqué gente que pensara como yo. Eso ha hecho que nadie frenara toda la maquinaria que, sobre todo en el último año y medio, ha sido muy exigente.

Sois uno de los grupos del momento, en este último año y medio vuestra escalada ha sido brutal, Magia y efectos especiales ha estado incluido en muchas listas de lo mejor del 2012, etc. ¿Os da vértigo la progresión tan grande que estáis llevando en tan poco tiempo?

Nos da mucha alegría, esa es la realidad. La ventaja es que todos venimos de una etapa anterior de trabajar de músicos. Ya desde pequeño me recuerdo trasteando con un secuenciador que funcionaba bajo MS-DOS, cuando tenía 13 años o así. Llevo muchos años haciendo cosas. Subiéndome a escenarios durante tres o cuatro años como cantautor, que es muy duro. Todos los demás han estado también mucho tiempo tocando en distintos grupos o con otros artistas. Todo esto hace que cuando ahora nos subimos a un escenario de los que imponen, no nos pesen los nervios tanto (aunque los haya), como la sensación de pensar “joder qué guay, que vamos a tocar aquí”. Quizás a otros grupos a los que las cosas les vienen mucho más rápido y por sorpresa, sí que esto les genera más dudas y ansiedad, pero a nosotros no. Sinceramente, no creo que nos pueda venir grande ningún escenario. No nos da vértigo, nos da ganas de trabajar cada día para que esto siga creciendo.

Izal 1

Cuando estabais grabando el álbum, ¿cuáles eran vuestras expectativas?

Nuestra expectativa fundamental era que cambiara algo, que dejáramos de ser invisibles. Nos sentíamos así y, aún hoy, creo que seguimos siendo bastante invisibles. Por ejemplo, aún no hemos hecho festivales de verano, que es algo vital hoy en día. Si no estás en un festival, no existes. Magia y efectos especiales lo grabamos pensando “ojalá lo hagamos tan bien que estos temas, en los que confiamos tanto, interesen a la gente, que los medios se suban al carro”. Siempre me acuerdo de una conversación que tuve con Luca Petricca, que es el productor del disco. Una tarde le dije “ojalá este disco cambie algo la movida” y él me dijo “ya verás que sí, va cambiar algo, seguro”. Fue como una premonición, porque poco tiempo después fichamos por el actual equipo de management, que es Hook. Ellos han apostado mucho por nosotros y nos mueven muy bien.

¿A qué creéis que es debido todo esto que está pasando? Hay grandes canciones, está claro, pero ¿qué factores externos han sido determinantes para que hayáis llegado hasta aquí?

Hoy en día con buenas canciones solamente no vas a casi ninguna parte. Lamentablemente la tarta es muy pequeña, se la reparten cien grupos en España y tienes que estar entre esos cien y no siempre son los que mejores canciones hacen. Hay mucho trabajo extra que tienes que controlar igual que la música. La autogestión que hemos llevado siempre nos ha ayudado mucho. Yo llevo mucho tiempo diseñando los carteles, siendo community manager, etc. Tienes que estar rodeado de gente que controle ámbitos de los que no tienes ni idea. Hay que tener iniciativas para que la gente hable de ti, bien o mal, pero que hablen. A poder ser que hablen bien, lógicamente (risas). No se puede descuidar ningún detalle. Si eres un gilipollas te va a costar mucho estar en este mundillo hoy en día. Hay que cuidar a los fans en las redes sociales. Yo meto dos horas diarias en esto únicamente.

Ahora va todo muy bien, pero supongo que no todo ha sido un camino de rosas, ¿con qué dificultades os habéis encontrado?, ¿os habéis planteado alguna vez si todo esto merecía la pena?

No. Aún no hemos tenido ese momento de crisis. Hemos tenido dificultades de muchos tipos, económicas sobre todo, de gastar más de lo que generábamos. Pero como la progresión ha sido siempre ascendente, cuando estábamos de bajón siempre llegaba un concierto que nos volvía a poner las pilas y nos demostraba que esto es lo nuestro.

¿Cuál ha sido la peor crítica o comparación que os han hecho hasta el momento?

Cuando estrenamos el video de Qué bien, que ha tenido una acogida brutal, una persona empezó a poner comentarios como loco, diciendo que yo era un cantautor frustrado y cosas así. Pero lo hacía intentando convencer a los demás, pidiendo que no lo escucharan, que no cayeran en ello. A mí me llamó muchísimo la atención porque yo nunca intentaría convencer al mundo de que está equivocado.

Esta gira os está llevando a diversos lugares, festivales, aforos diferentes, formatos variados… Hasta ahora, ¿con qué momento o concierto te quedas?

La primera vez que flipamos de verdad en un concierto fue en Sevilla, hace algo más de medio año porque fue de las primeras veces que la gente cantó todo de principio a fin. Hubo momentos de los que siempre esperas, que tengas que callarte porque te calla el propio público. A partir de ese día, en todos los conciertos que damos nosotros, es decir que no nos llaman o no son festivales, se está cumpliendo esto mismo. Nos estamos acostumbrando porque a lo bueno se acostumbra uno rápido. En octubre del año pasado, en la sala Sol, fuimos con miedo porque no sabíamos la gente que iría y se vendió todo de manera anticipada. El propio concierto fue espectacular. Desde ese día nos dimos cuenta de que la cosa marchaba.

Y este viernes tocáis en Joy Eslava, en lo que promete ser una fiesta irrepetible, ¿cómo estáis viviendo los días previos?, ¿os pone nerviosos la expectación que hay?

Para nosotros es la fecha. Lo estamos viviendo con cierta calma porque las entradas se llevan vendiendo desde hace mucho y amenaza lleno, la verdad. Tenemos muchas ganas, eso sí. Ganas de pasarlo bien, de que cuando salgamos seamos los mismos que en Sevilla en una sala de 100 personas, en El Sol con 400 y ahora en un sitio para 800 personas.

¿La promo del concierto ha sido iniciativa vuestra?, ¿de dónde viene eso de “conoces al grupo del que todos hablan”?

Ese es un tema un poco peliagudo. Es algo pretencioso sí, pero te explico por qué. En otras publicaciones salió una promo con una idea que nos encantó y consistía en poner “¿Conoces al grupo del que todos hablan?” y debajo venían puntos para unirlos, a modo de pasatiempos, de tal modo que al hacerlo salía el nombre de Izal. Eso era algo que invitaba a la curiosidad, pero cuando lo sacamos pensamos que eso no lo iba a rellenar nadie, todo el mundo se quedaría con la originalidad pero al no tener boli no podrían saber lo que se escondía, Izal no salía por ninguna parte. Así que pensamos que eso había que terminarlo y pensamos en la promo de la calle pero ya con el logo nuestro y que así se cerrara el círculo, que la gente pudiera atar cabos, además de despertar curiosidad. Creo que la misión se ha cumplido y a la gente le ha llegado la iniciativa.

Izal 2

A la hora de salir a tocar, ¿tenéis alguna manía, tradición o superstición antes de pisar el escenario?

Nosotros somos muy de La hora Chanante y la única tontería que hacemos antes de salir es reunirnos los cinco en círculo y muy serio les digo “Chavales, ¡estáis ridículos!”. Así ya salimos al escenario con una sonrisa.

Salas, festivales, acústico… ¿Qué formato es tu preferido?

Sin duda, mi preferido es en el que desplegamos toda la maquinaria. Todo tiene su atractivo y, a veces, apetece hacer cosas en acústico, pero a nosotros nos gusta la marcha, la intensidad.

¿Con qué canción disfrutas más en directo?

Últimamente con Qué bien se forma tal fiesta que te contagia mucho. A mí musicalmente me gustan mucho Prueba y error y Magia y efectos especiales. Pero tenemos la suerte de que con este disco disfrutamos mucho tocando prácticamente todo, aunque sí que hay algunas que nos empiezan a “cansar” un poco, pero creo que es algo normal.

¿Tenéis en mente ya la confección de un nuevo álbum?

Por supuesto. Tenemos composiciones para hacer casi un disco doble y es muy probable que este mismo año nos planteemos sacar algo. Nosotros teníamos en mente dejar un poco más de recorrido a Magia y efectos especiales pero tenemos muchas ganas de grabar y sacar cosas nuevas, además llevamos hechos muchos conciertos, no queremos estar con las mismas canciones continuamente. Yo creo que en septiembre habrá noticias de que sacamos algo nuevo.

En cuanto al sonido, ¿pretendéis seguir por el camino abierto por este disco?

Sí. Haremos un disco diferente, desde luego, pero sí que con este ya se notará qué es Izal, esperamos ganar ya cierta etiqueta o identidad propia. Si todo va bien empezaremos a dejar de ser comparados con otros grupos, para poder vernos con la perspectiva que da el tener dos trabajos. Estamos muy contentos con los temas nuevos y pensamos que musicalmente daremos un pequeño saltito más.

Por muchos factores, cada vez hay más dificultades para salir a actuar en directo. Supongo que os sentiréis bastante afortunados.

Por mucho que nos quejemos de que a veces estamos cansados, lo cierto es que cuando paramos de hacerlo yo me subo por las paredes. Nuestra ansia es tocar y nuestros managers nos tienen que parar los pies en algunos momentos. Pero está claro que las cosas están difíciles, el 21% de IVA lo ha complicado aún más y nosotros tenemos la suerte de estar con penurias económicas pero sobreviviendo. Pero lo que importa es que la tendencia y las expectativas son de crecimiento para nosotros.

Izal 4

Ante lo difícil que resulta vivir de la música, para conseguir hacerlo, ¿cuánto hay de trabajo y cuánto de suerte?, ¿una cosa lleva a la otra?

Puede parecer que lo nuestro es cosa de suerte, pero hay que ir a por todas y hacerlo, además, a cara de perro, porque si no en este mundillo te comen. La fortuna es muy importante, si no compras el billete de lotería no te va a tocar. Hay que trabajar un huevo y que no te rompas una mano. La fortuna no la puedes controlar y el trabajo sí, por tanto nosotros nos centramos en trabajar mucho y si hay suerte mucho mejor.

¿Qué artistas o grupos te interesan actualmente a nivel nacional?

Standstill nos gustan mucho, en cuanto a cómo viven la música y cómo la piensan. Nos gustan algunos ingredientes de Love of Lesbian, de Lori Meyers. No solemos engancharnos a un grupo a tope, sino que nos gustan cosas de cada uno. Por ejemplo, Love of Lesbian nos parece que controlan la puesta en escena de una forma maravillosa, porque todo el mundo se va de un concierto suyo habiéndoselo pasado de puta madre. The New Raemon también me gusta mucho. Es muy orgánico, sin trampa ni cartón, “este soy yo y esto es lo que canto”.

¿Y a nivel internacional?

A mí me flipó muchísimo el primer disco de Mumford & Sons, Florence and The Machine tienen cosas maravillosas y muchísima personalidad. Moloko, Two Door Cinema Club… y, hablando de clásicos, Queen. Para mí Queen es hablar de otra liga, son unos genios que se reunieron durante una época y son uno de esos grupos que no sabes cómo pueden ser tan buenos. Son muy necesarios porque te hacen darte cuenta de que nunca vas a llegar a ese nivel, pero lo vas a intentar, por eso siempre vas a intentar mejorar.

¿Qué cinco discos recomendarías a nuestros lectores?

Greatest Hits II de Queen, Sigh No More de Mumford & Sons, el primero de Florence and The Machine (Lungs), Adelante Bonaparte, de Standstill y Suburbs de Arcade Fire. Esos son los primeros que se me ocurren.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »