[crítica] Ron Sexsmith - Forever Endeavour (Cooking Vinyl, 2013)

[crítica] Ron Sexsmith - Forever Endeavour (Cooking Vinyl, 2013)
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[crítica] Ron Sexsmith – Forever Endeavour (Cooking Vinyl, 2013)

Ron Sexsmith

Forever Endeavour

Discográfica:

Cooking Vinyl

Año:

2013

8.5

· 13 Marzo, 2013

Si hay alguien fiable (discográficamente hablando) en la actualidad, ése es Ron Sexsmith. El cantautor canadiense, que ha publicado recientemente su disco número 13, es de esas personalidades musicales de gran creatividad y asiduidad que, a pesar de sacar nuevos trabajos de manera regular, no pierden un ápice de calidad cuando se trata de descubrir una nueva colección de canciones. Ningún disco de Ron se podría tachar como menor, aunque hay unos mejores que otros, lógicamente. Todos son pequeñas joyas que añadir a cualquier colección que se precie. Por tanto, Forever Endeavour no iba a ser menos.

Manteniendo el pulso y la facilidad para ofrecer en cada entrega melodías redondas, las canciones de Sexsmith, con la melancolía como arma fundamental, son siempre gemas bien pulidas y artesanalmente elaboradas. En esta ocasión, el artista ha vuelto a juntarse con Mitchell Froom, con el que no contó en su anterior entrega Long Player Late Bloomer, y eso se percibe en el aroma que desprende esta nueva colección de canciones, que recuperan la esencia del sonido de anteriores discos, con el añadido de pequeños destellos en forma de brillantes arreglos.

Tras la mirada triste de su creador, los temas de Forever Endeavour, suenan devastadores en la voz del cantante, pura belleza y emoción. El arranque del álbum es espectacular, con Nowhere To Go, una canción que suena a himno, quizás una de las mejores de toda su carrera. Se antoja complicado destacar alguna pieza sobre las demás, pero el pegadizo ritmo de Snake Road y sus acertados arreglos de viento, el tono clásico y sobrecogedor de Lost In Though, la desnudez de Sneak Out The Back Door, la exquisita instrumentación que sobrevuela Deepens With Me o las pinceladas de jazz en Me, Myself And Wine, son solo algunos de los ingredientes con los que Ron ha confeccionado el que probablemente sea uno de los mejores discos de su dilatada trayectoria. Por lo menos es uno de los más compactos y coherentes.

Lo decíamos al principio, Ron Sexsmith es siempre una garantía, en sus trabajos se percibe la emoción y el cuidado con que él mismo los confecciona, te hacen sentirle cerca. Canciones para escuchar en la intimidad, para encontrar confort ante el desasosiego, para desconectar y regocijarse en cierto desgarro personal. Preciosas composiciones cantadas de manera maravillosa. Es sincero, el canadiense nunca falla.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »