Entrevista a Mucho: "A veces es necesario destruir una canción para acabar haciéndola bien"

Entrevista a Mucho: "A veces es necesario destruir una canción para acabar haciéndola bien"
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Entrevista a Mucho: “A veces es necesario destruir una canción para acabar haciéndola bien”

Por · 6 Febrero, 2013

Mucho 1

Tres días antes de que saliera a la venta su segundo larga duración, hablamos con los miembros de Mucho, a excepción de Víctor Cabezuelo (ausente por problemas de agenda). Martí Perarnau, Carlos Pinto y Miguel de Lucas nos cuentan qué es eso de El Apocalipsis según Mucho y las razones que les han llevado a dar forma a un álbum conceptual. Pero sobre todo hablamos de música y descubrimos que son unos verdaderos apasionados de ella.

Antes que nada, para quien aún no os conozca, ¿podéis definiros como banda, de dónde venís, cuál es el origen de Mucho?

Martí: El origen viene de que queremos hacer música en nuestro idioma, nos consideramos buenos (risas) y queremos hacer lo que nos sale de dentro. Decimos que lo nuestro es el “pop cósmico” porque es lo que nos gustas, la música luminosa, envolvente, lisérgica, que sea un viaje… Nos gustan mucho los grupos de los 70, los discos conceptuales, las canciones eternas de los Beatles, de Lennon, de Harrison, de The Band o de grupos de ahora como Grizzly Bear, que nos vuelven locos.

Miguel: Llevamos mucho tiempo trabajando, o disfrutando mejor dicho, en la música, en cierto momento nos encontramos y decidimos montar este grupo, en el 2011. A partir de ahí intentamos encontrar nuestro sitio, como bien ha definido Martí y nos vamos dando cuenta de cada vez es más extenso, las canciones son menos concretas y nos vamos disipando cada día más. Esto nos está encantando.

Martí: Somos unos frikis. Yo no paro de escuchar música y siempre hay algo nuevo que quieres hacer. Sabemos que tenemos una personalidad bastante fuerte sónicamente y queríamos llevarla un paso más adelante. Pero sobre todo en nuestro idioma.

En esta época de consumo de canciones sueltas, parece que se está perdiendo el concepto de disco como tal. Pero vosotros, ajenos a esto, sacáis un disco conceptual, ¿por qué?

Miguel: Precisamente por reivindicar lo que acabas de decir.

Martí: Sobre todo creo que con este disco nos hemos encontrado a nosotros mismos y es que queremos hacer eso. Puede que no esté de moda hacer discos conceptuales, pero es que a mí lo que me gusta es escuchar los discos “de pe a pa”. Considero que un álbum es una obra en su conjunto. Estamos en una época en que el shuffle está instaurado, pero nosotros hacemos esto, es lo que nos gusta.

Miguel: Es que además este disco lo sacamos con Marxophone en cd y vinilo, por tanto nos reafirma más. El vinilo es un formato que hay que escuchar en el salón de tu casa, con la luz bajita y con el volumen en su sitio. Lo hicimos en base a eso.

Llama la atención que el orden de las canciones es diferente en los dos formatos. ¿A qué responde esta variación?

Martí: El orden del vinilo está hecho pensando en el concepto del disco, dividido en dos caras. La primera es la destrucción, el fin, el Apocalipsis… y la segunda cara es el renacer, cómo la naturaleza se abre camino de nuevo…

Miguel: También nos hemos tenido que adaptar a los días que vivimos y hemos hecho un orden de canciones que sea fácilmente audible, con subidas, bajadas, etc. Todos los álbumes se hacen con respecto a un orden determinado. Pero al tener el vinilo nos planteamos ordenarlo en base a esas dos ideas: destrucción y resurgimiento.

Martí: En realidad es todo romanticismo. Recuerdo cómo la cara B del Blood On The Tracks de Bob Dylan me flipaba y para mí era la verdadera cara A. Nosotros queríamos darle ese valor al vinilo, ya que es algo que te obliga a escuchar, para cambiar de cara tienes que levantarte, requiere un esfuerzo.

¿Y el orden del cd?

Martí: Es un orden musical

Carlos: Por ejemplo, la número 8 es una de nuestras favoritas y está muy atrás. El cd mantiene un cierto ritmo, con subidas y bajadas, para no aburrir al oyente.

Martí: Para que el que lo escuche en Spotify mantenga la atención.

Miguel: El single va a ser Como si no hubiera mañana, que es la número 4, cuando lo lógico sería que fuera la primera. Pero no, es que la que abre el disco está de puta madre ahí, entra con una especie de delay extraño, te prepara para la siguiente. Todo eso está muy meditado.

Martí: Está meditado hasta el punto de no dormir. ¡Ha sido un drama! (risas)

Mucho 2

Para Mucho, ¿qué es el Apocalipsis?, ¿qué hay detrás del título de este disco?

Martí: En realidad el disco habla de nosotros. Es verdad que todo lo que ha pasado últimamente nos afecta, pero en realidad lo que hemos plasmado es más el sufrimiento que hemos pasado como banda y cómo nuestra salvación ha venido desde la honestidad y de tener muy claro lo que somos, que pase lo que pase, estemos de moda o no, queremos hacer estas canciones.

Miguel: Sí que me gustaría matizar que todo esto no viene del Apocalipsis maya. La idea inicial fue de Fausto (Pérez, ex miembro de la banda). Él estaba muy clavado en lo de las crisis financieras, el petróleo, etc. e incluso llegó un momento en que habíamos pensado hacer todo por capítulos, un rollo ya muy bíblico.

Martí: Antes de todo esto de los mayas nosotros teníamos la sensación de que algo estaba cambiando. Ha sido un año muy convulso y aquí en Madrid han pasado un montón de cosas. A mí personalmente me ha afectado un montón. Todos hemos estado en la calle con todo lo que ha pasado y te das cuenta de que algo se está tambaleando y que el sistema como lo conocemos ahora probablemente tiene que cambiar.

Miguel: No es un disco de reivindicación política, pero sí que tiene un reflejo de la situación social que ha habido.

Martí: No es política porque la política ha desaparecido. Ahora lo que cuenta es el dólar, el euro, los sobres… (risas). Lo que sí pensamos es que si algo tiene que acabar es porque lo que vendrá será mejor.

¿Cuáles son las canciones más significativas de El Apocalipsis según Mucho?, ¿las que recogen mejor el espíritu del álbum?

Martí: Yo creo que Las plantas es la canción que marca todo, fue la segunda que hicimos y la que abrió todo el camino. También La base de la montaña y Sal de la tierra. Yo creo que esas tres son las que mejor representan el disco, además son también las más psicodélicas.

La temática del disco y el concepto puede ser algo pesimista, pero se contrapone perfectamente con un ritmo y sonoridad bastante alegres. ¿Buscáis esa dualidad?

Martí: Teníamos muy claro ese contraste. Siempre me ha gustado eso. Recuerdo OK Computer de Radiohead como las letras eran todas muy negativas y muy críticas con el capitalismo, pero la música dejaba lugar a la esperanza. Yo quería que fuera un disco luminoso y optimista, y ese contraste con la letra más oscura me resulta muy interesante.

Miguel: Es que tampoco sabemos hacer música triste, o no queremos. Todo lo que nos sale es música viva, alegre. Por ejemplo ese contraste yo lo veo en Las plantas, que me imagino que cuando todo se ha ido a la mierda, las plantas vuelven a recuperar el planeta y es un mensaje de optimismo, de “lo hemos conseguido, por fin, ahora sí que estamos bien”.

Martí: Es que en realidad no son tan pesimistas las letras, porque hablan de “libérate y sé tú mismo, no tengas miedo a nada”. Yo creo que ese es el mensaje de fondo de todo el disco.

A nivel de sonido se ve una evolución con respecto a vuestro anterior disco, ¿hasta dónde queríais llegar en este nuevo trabajo?

Miguel: El punto de partida en esa evolución fue sustituir la guitarra rítmica por un teclado. ¿Hasta dónde queríamos llegar? Yo creo que no queríamos parar (risas). Al final parecía que ya no había más canales en la mesa del estudio para meter más instrumentos.

Martí: Como dice Miguel, la manera de componer ha sido completamente diferente. Al hacer las canciones con el piano, en el disco hay mucho aire, mucho hueco para meter instrumentos. Eso con una guitarra rítmica es imposible. Teníamos muy claro el sonido que queríamos, los delays de cinta, etc.

Según el texto promocional, escrito por Martí, en el primer disco queríais hacer algo sencillo y ahora era el momento de volver a la complejidad en los temas.

Martí: En realidad toda mi vida he hecho canciones con estructuras raras y en el anterior disco quise hacer algo sencillo, simplemente por cambiar. En directo me he dado cuenta de que teníamos mogollón de momentos instrumentales que se quedaban cortos en las canciones antiguas, pero eran los momentos álgidos. Así que dijimos “sabemos que podemos hacer cosas flipantes, vamos a hacerlas y a explayarnos”.

Mucho 3

Para mí una de las cosas más interesantes de este trabajo es precisamente eso, los desarrollos instrumentales, las canciones que sorprenden.

Martí: Es que queríamos dejar huella de lo que consideramos nuestras bazas. Queríamos explotar al máximo nuestros puntos fuertes, no quedarnos en el estándar del pop español de toda la vida.

Carlos: Aunque parezca un tópico, todos los grupos, en cada disco, intentan evolucionar o cambiar. Aunque nos sentimos muy orgullosos de nuestro primer álbum, con este queríamos dejar constancia de lo que venimos haciendo en directo. Desarrollos instrumentales, más contrastes entre una canción y otra, subidas, bajadas…

Miguel: A todo esto hay que añadir que, por fin, hemos encontrado nuestra identidad en castellano, que es algo muy complicado, después de tantos años haciéndolo en inglés.

Martí: Al principio te escuchas cantando en castellano y no te lo crees, pero ahora no me imagino cantando en inglés, eso sí que no me lo creo.

Se os ve muy satisfechos con el trabajo. Da gusto escucharos.

Miguel: Es que ha costado mucho esfuerzo, ha sido un año largo, de mucho trabajo, esperando a que llegara el lunes y ya por fin llega.

Martí: Hemos trabajado mucho las canciones. Como si no hubiera mañana, la hemos podido tocar cinco meses en el local y hemos llegado a odiarla. Pero al final se ha convertido en un temazo y me flipa. Ahí se ve que el trabajo ha dado sus frutos.

Miguel: A veces es necesario destruir una canción para acabar haciéndola bien. La destrozas, la odias, la dejas aparcada y luego la recuperas al tiempo.

Habláis siempre de que esto es una experiencia sónica.

Miguel: Es importantísimo encontrar tu sonido y de la manera adecuada.

Martí: Nosotros experimentamos un montón. Hasta que das con el sonido de lo que quieres reflejar, es todo ensayo y error. En muchas bandas españolas la voz está muy alta y muy seca para que se entienda bien la letra, mientras que la música está muy baja. Pero yo de repente escuchaba a John Lennon y tiene un delay en la voz y en la batería que no te lo crees. Entonces nos planteamos, ¿por qué no lo hacemos así, cuando todos los discos guiris que escuchamos tienen este tipo de cosas radicales? Es que se tiende a una limpieza excesiva, cuando los discos que nos gustan son los más radicales, por ejemplo escuchas a Tame Impala y es una locura, con un bajo que incluso “molesta”. Esas son las cosas que dan personalidad a un grupo.

El álbum ha estado producido por Ricky Falkner, Fluren Ferrer y Santos Berrocal, ¿qué creéis que ha aportado cada uno al resultado final del disco?

Miguel: La verdad es que no los podemos separar.

Martí: Estamos un mes en Barcelona y de repente los Mucho somos siete. Somos muy amigos y no hace falta explicarles nada. Sobre todo son grandes psicólogos y han conseguido sacar cosas que han ocurrido en el estudio.

Miguel: Nosotros llevamos las canciones muy preparadas al estudio, pero es allí donde, entre los siete, descubrimos cómo mejorarlo todo. Hay veces que el músico necesita una visión de fuera para seguir avanzando.

Martí: Es difícil que se produzca la magia en el estudio, pero en esta ocasión ocurre, porque suceden muchas cosas al mismo tiempo. Estas en un lugar determinado, con tus amigos, etc.

El Apocalipsis según Mucho

La portada es preciosa, ¿cómo habéis llegado hasta esta imagen?

Martí: La portada es obra de La Lonja Gráfica, de aquí de Madrid. Les dijimos “cósmico”, “luminoso” y “optimista”. Ellos nos entregaron tres propuestas y elegimos esta.

La verdad es que dice mucho de lo que hay dentro.

Martí: Sí, describe muy bien lo que es el disco: Colores, al fin y al cabo.

¿Qué nos encontraremos en los conciertos de presentación del disco?, ¿tendrán algo de apocalíptico?, ¿seguirán un desarrollo conceptual como el disco?

Martí: Apocalíptico seguro que será, porque cuando apretamos los pedales eso es el fin del mundo (risas). Tocaremos todas las del nuevo disco y unas seis antiguas. Irán intercaladas y tendrán un orden musical, no conceptual.

Para terminar os pediré unas recomendaciones musicales. ¿Qué artistas o grupos nacionales os interesan en la actualidad?

Martí: El disco que acaban de sacar Egon Soda me parece acojonante. Joan Colomo me parece un compositor fuera de serie. No le conoce nadie pero creo que es el verdadero genio de la música española.

Miguel: También estamos expectantes con ver lo que sacan los Lori (Meyers).

¿Y cuáles os interesan internacionales?

Martí: Yo estoy flipado con Unknown Mortal Orchestra, que acaban de sacar un disco que se llama II, me parecen un grupazo.

¿Cuáles son vuestros discos de cabecera?

Martí: Revolver de los Beatles, Plastic Ono Band de Lennon, The Band, etc. ¡Hay tantos!

Carlos: Sticky Fingers o Exile On Main St. de los Rolling Stones, el segundo de Led Zepellin (II), etc.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »