Christina Aguilera - Lotus (RCA Records, 2012)

Christina Aguilera - Lotus (RCA Records, 2012)
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Christina Aguilera – Lotus (RCA Records, 2012)

Christina Aguilera

Lotus

Discográfica:

RCA Records

Género:

Pop, dance, electrónica

Año:

2012

7.5

· 13 Noviembre, 2012

Repliega tus defensas, voy a alzar mi bandera. Esta lucha es inútil, esto tiene que acabar.

Con esta, una de las frases que contiene la potente Cease Fire, Christina Aguilera parece querer reconciliarse con la opinión pública, con toda esa tropa de detractores que han crecido como enanos al abrigo de sus desgracias o en contra de sus éxitos a lo largo de la última década. La norteamericana no tiene que demostrar a estas alturas que es algo más que una vocalista poderosa; una mujer de gran carácter con las ideas tan claras que ha sabido capear tendencias o subirse a ellas y manejarlas a su antojo según estimara oportuno. Recordemos que desde aquel exitoso Stripped del que ahora se cumplen diez años, no ha parado de ofrecer lo que realmente ha querido, cuidándolo hasta el más mínimo detalle. Sin olvidar, por supuesto, su estatus de estrella del pop, y que en su liga los códigos cambian.

El último de sus intentos por retorcer esos preceptos y hacerlos propios le explotó en las manos, un valiente y a ratos inconexo Bionic que le acercaba a terrenos alternativos y que le valió su primer gran batacazo comercial. Lotus es quizá una maniobra bastante astuta para devolver la bofetada a todos aquellos que atacaron aquel proyecto más por el nombre del que provenía que por el propio sonido. Una actitud beligerante bien presente a lo largo de todo el álbum; por muchos esfuerzos que haga su autora por demostrar que está dispuesta a enterrar el hacha de guerra, también lo está a utilizarlo como arma arrojadiza contra todo aquel que se le ponga por delante. Menos melismática y más agresiva que de costumbre en sus interpretaciones, Christina ofrece un álbum sin tregua, extenuante, y pese a todo, absolutamente directo. Donde Bionic falló en su accesibilidad para el gran público (aunque su discográfica lo intentara con cambios de última hora que rebajaron nivel al conjunto), Lotus da en la diana, ofreciendo un cancionero actual, fresco y asequible pese a la complejidad creativa de Aguilera.

Muestra de ello son los dos temas en los que comparte créditos con los suecos Max Martin y Shellbak -el primero, eterno productor y responsable de los momentos de gloria de su también eterna enemiga mediática, Britney Spears-. Tanto Your Body como Let There Be Love, revientapistas sin complejos, deberían avergonzar a esas incorporaciones contemporáneas al carro del dance que no se preocupan lo más mínimo por ofrecer algo diferente. Bravo. Sin embargo, el grueso del álbum gira en torno a la electrónica más negroide, con temas como Around The World, Red Hot Kinda Love, Circles o Army Of Me e incluso esas sorpresas que son Best Of Me y Empty Words, compartiendo percusiones progresivas y arreglos grandilocuentes. La actitud, que no falte.

Por otra parte, sería imposible no destacar el trabajo conjunto con Sia; como ya ocurriera en Bionic y en la banda sonora de Burlesque, junto a la australiana despacha un downtempo a piano que pone la emotividad en su máximo nivel. Blank Page es uno de los temas más rotundos que ha dado la industria del pop en años.

El dilema de todo este asunto es que, pese a lo satisfactorio del material, las producciones brillan tanto y matizan tan poco que la propia Christina queda diluida entre sintetizadores y demás florituras electrónicas. Hay, al mismo tiempo, mucho y poco rastro de esa sensibilidad marca de la casa que le ha diferenciado de sus compañeras generacionales. Lotus es un trabajo interesante, divertido, combativo y nada evidente, pero aún podemos esperar mucho más de ella. Si este salvavidas para su carrera funciona, no cabe duda que ese algo más está asegurado. Y si llegado este punto alguien aún no ha captado que este largo contiene temas que son para Christina Aguilera lo que Human Nature fue para Madonna, es que aún no entiende como funciona el a veces complicado juego del pop. Reafirmarse o morir.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »