Prometheus. (2012)

Prometheus. (2012)
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Prometheus. (2012)

Prometheus

Director:

Ridley Scott

Reparto:

Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron

Género:

Ciencia Ficción

Año:

2012

Duración:

124 min.

8.0

· 4 agosto, 2012

Prometeo fue un titán el cual engaño a los dioses varias veces. En una de estas veces, robó el fuego del Olimpo y se lo entregó a los hombres. Como castigo a los hombres por tal ofensa, Zeus provocó que Pandora abriese el ánfora (caja si se prefiere) que contenía las desgracias.

Ridley Scott nos trae un remake de una de sus obras más conocidas, Alien: el octavo pasajero.En este nuevo comienzo, la nave Prometheus lleva a una tripulación de 17 personas hacia un pequeño sistema con la intención de averiguar más sobre el origen de la humanidad. La ávida curiosidad de los doctores Elizabeth Shaw y Charlie Holloway, hará que de nuevo la caja sea abierta, liberando una serie de desgracias.

Noomi Rapace en Prometheus

Mucho se ha hablado de esta película, en especial de sus similitudes con el proyecto de Alien, la cual por cierto catapultó a la fama no solo a su director, sino también a Sigourny Weaver. Quien haya podido disfrutar de la película del 79, no solo verá una referencia a una de las criaturas más famosas de la ciencia ficción, sino que el patrón básico de ambos filmes es prácticamente el mismo. Una nave espacial en un planeta desconocido, una infección parásita extraterrestre, un robot con órdenes muy diferentes a las del resto de la tripulación y una heroína que intentará solucionar el problema.

Los guionistas Spaiht y Lindelof, sin apenas experiencia en la industria cinematográfica, se han limitado a readaptar el guión original de Dan O’Bannon y Ronald Shusett. El hecho es tan evidente, que es imposible hablar de precuela, como se ha afirmado ya sobre Prometheus.

Poster presentación Alien. (20 Aniversario)

A los nostálgicos del cine de ciencia ficción no les convencerá por el claro intento de usurpación de la que es sin duda una de las grandes obras de la ciencia ficción. Para el resto de mortales, esta película hará las delicias de sus espectadores por la gran combinación de suspense y efectos especiales.

La trama, aunque un poco coja, engancha desde un primer momento. No es que sea mala, el problema es que el final es tan abierto, con la clara intención comercial de explotar una serie de secuelas, que te deja un sabor agridulce, casi indiferente. Por supuesto, sin dejar nunca de lado la sensación de déjà vu, para todos aquellos que sí hayamos disfrutado de la saga de Alien con anterioridad. A pesar de esto, Ridley Scott nos somete y estresa mezclando espectaculares paisajes que abarcan más allá del horizonte con claustrofóbicas escenas de acción y suspense que se desarrollan bajo tierra, cámaras cerradas o cápsulas unipersonales.

Hay que destacar la profundidad moral y filosófica de la historia, característica de los grandes reconocimientos profesionales de Ridley Scott como Blade Runner, los cuales no siempre fueron grandes éxitos en taquilla. Vuelve a explotar su temática recurrente, la creación. En especial la relación entre el creador y el creado, mostrando diferentes niveles gracias a la interacción entre los alienígenas que supuestamente nos crearon y  a su vez la relación con nuestras propias creaciones, como puede ser el robot David. No puedo avanzar sin mencionar antes las claras referencias a la religión, en especial la importancia que se imprime en este filme a la cruz que lleva la protagonista, o la escena en la que David realiza una serie de abluciones al ser mortal, antes de reunirse con su creador, unos preparativos que nos sonaran a los realizados antes de La Última Cena de Jesús.

Dejando de lado dirección y guión, me gustaría aplaudir la banda sonora de la película, creada por Marc Streitenfeld. Una de las pocas películas que he visto recientemente en las que la música aporta algo a la escena, dotándola de más grandiosidad. Algunos efectos y planos son tan inmensos, que bien puede recomendarse disfrutar de esta película en Imax.

Noomi Rapace, MIchael Fassbender, Charlize Theron

Haciendo referencia a los actores principales, poco se puede añadir de ellos que no se halla dicho ya. Noomi Rapace (Elizabeth Shaw), es una actriz sueca, que saltó a la fama por su interpretación de Lisbeth Salander en la adaptación de la saga literaria

Millenium. Está aprovechando muy bien su paso por Hollywood con títulos como Sherlock Holmes: Juego de Sombras. Michael Fassbender cuya notoriedad alcanzó su punto álgido con X-Men: Primera Generación, no parece estar disminuyendo, sino todo lo contrario. Se ha convertido en el “chico” de moda. Charlize Theron, su belleza aporta al rol que desempeña en esta ocasión, una frialdad espectacular.

Al ser una película de acción, los actores no se pueden prodigar mucho con sus artes, y Ridley Scott tampoco les ha dado mucha oportunidad. En algunas escenas, enamorado sin duda de las técnicas por ordenador, se recrea mucho en planos muy explícitos, en especial alguna operación quirúrgica, que si bien impactante, pueden quedar a veces poco creíbles. El ordenador no puede hacer milagros y a veces con centrar la cámara en al cara del actor, para que nos transmita, es más que suficiente. Hablando de exagerar, no puedo comprender porque contratar a Guy Pearce y envejecerlo hasta los 90 años o más. Por muy buen actor que sea, no queda bien, poco creíble e innecesario para el rol final que tiene.

Por último me gustaría añadir que la actual moda en Hollywood parece estar siendo empezar una y otra vez antiguos éxitos aprovechando las mejoras tecnológicas y asegurándose así grandes taquillazos. Supongo que en crisis, ni el todopoderoso Hollywood se quiere arriesgar.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »