Mary and Max (2009)

Mary and Max (2009)
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Mary and Max (2009)

Mary & Max

Director:

Adam Elliot

Género:

Animación

Año:

2009

Duración:

88 min.

9.0

· 7 junio, 2012

En el apartado técnico Mary & Max roza cotas de sublimidad: los juegos de luces, el contraste de colores, movimientos de cámara que describen el estado anímico de los personajes, una banda sonora soberanamente escogida e hilvanada con el guión. Pero donde verdaderamente reside la magia de la fantástica ópera prima del australiano Adam Elliot (sin olvidar el merecido Oscar a mejor corto de animación por Harvey Krumpet) es en sus figuras principales, en la problemática que les rodea y el dominio antropológico de sus pensamientos más profundos.

Ni que decir tiene que esta es una película de animación no apta para menores por la complejidad de sus ideas, no así de su desarrollo. Cuenta la historia de dos almas atormentadas cuyos caminos se cruzan de manera casual a través de correspondencia y que se ven condicionados mutuamente a lo largo de sus vidas. Mary es una niña de 8 años que vive en un suburbio de Melbourne (Australia) y tiene que lidiar con un padre ausente y una madre alcohólica y cleptómana, así como con aquellos que, basados en determinados patrones sociales, la consideran un “bicho raro”. Por su parte, Max es un cuarentón judío residente en Nueva York que sufre el Síndrome de Asperger. Marginado por sus problemas mentales o con problemas mentales derivados de una larga marginación, Max relata su interacción con el mundo real de una forma ciertamente inocente, pero al mismo tiempo cargada de un duro realismo y una lucidez sorprendente dada su condición. Aquí los juicios de valor y la moralina típica del género no tienen cabida.

Mary & Max es algo más que un tratado sobre la amistad en su forma más simple y pura (se echa mano de aquella frase tan manida que dice que la familia no se escoge pero por fortuna sí los amigos), es un devaneo por los bajos fondos de la complejidad humana, una historia en la que se explica sin tapujos que las miserias de todo aquel que se cruza en la pantalla y que complementa la existencia de los dos protagonistas no son más que un aprendizaje necesario en el camino a la felicidad. Se tratan así temas como la muerte, el amor, la amistad, la marginación social o la aceptación personal desde un punto de vista sincero.

Y conmueve, de eso no cabe duda, pero no busca la lágrima fácil, sino el poso espiritual y la reflexión sosegada. Es por ello que no es un film adecuado para el espectador estándar.

Por su parte, el trabajo de fotografía de Gerald Thompson (volvemos a hacer hincapié también en la suculenta banda sonora) es impecable y necesario para el buen entendimiento de la historia. Sin duda, Mary es la luz que ilumina el universo de Max y este a su vez, el universo sin el que Mary sería incapaz de brillar. Estamos ante una de las obras cumbre de la animación y una de las más emocionantes de la historia del cine.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »