Noche mágica en Joy Eslava con Esperanza Spalding (27/05/12)

Noche mágica en Joy Eslava con Esperanza Spalding (27/05/12)
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Noche mágica en Joy Eslava con Esperanza Spalding (27/05/12)

Por · 29 Mayo, 2012

Afro impecable, imagen cándida y timidez aparente. Sólo aparente. Tras la entrada en acción de una amplísima banda compuesta por percusión, guitarra, metales y coros, la cantante y compositora norteamericana Esperanza Spalding pisaba con decisión el escenario de la mítica Joy Eslava (gracias Joy por existir y ofrecernos uno de los sonidos más cuidados de la capital, que de eso vamos bastante escasos). Tras unos primeros minutos de presentación y una vez calentados motores, la bella contrabajista de 26 años da comienzo a una serie de soliloquios sobre el amor.

Así, con las risas y sonrisas del público como acompañamiento y su más que apabullante actitud va desgranando uno a uno todos los temas de su última propuesta discográfica, Radio Music Society – todos no, con la notable e inexplicable excepción de Cinamon Tree -. Primero se centra en la cara más femenina de una relación en sus distintas fases: Hold On me, I Can’t Help It (maravillosa versión de Stevie Wonder) o Smile Like That, para acabar empatizando con el género masculino (muchos en la sala se atrevieron a pedirle matrimonio públicamente a gritos) en Let Her e incluso rindiendo pleitesía a aquellos hombres sencillos que, lejos del canon de buscar “una casa grande, un coche grande y mucho dinero”, anhelan la felicidad de quien tienen a su lado. El diálogo que entabló con su corista Chris Turner en Crowned & Kissed fue digno de admiración, gracias en buena medida a la solvencia como vocalista del propio Turner.

Demostró Esperanza una madurez insólita para su corta edad; en el terreno musical: bien al micro, bien al bajo eléctrico, bien abarcando con sus finos brazos un instrumento tan robusto como el contra, liderando una banda increíblemente bien empastada bajo la dirección musical de Tia Fuller. Pero también sorprendió su negro sentido del humor y sobre todo su sensatez y cercanía.

No faltaron los ‘speeches’ en castellano (cabe recordar su ascendencia hispana) y altas dosis de maestría jazzera. En su ya dilatada trayectoria discográfica ha conseguido dotar de entidad propia a su sonido, sumando al jazz de influencias latin una base urbana que le sienta de maravilla.

Con el coreado Black Gold, Land Of The Free o el tema que Wayne Shorter ha compuesto para ella, Endangered Species, siguió demostrando que tiene una forma muy particular y en cierto modo optimista de acercarse a la tradición jazzística.

Abandonó el escenario tras Radio Song entre vítores del público, que se prolongaron hasta que su melena grandilocuente volvió a hacerse presente, para dejar a los asistentes al evento boquiabiertos con un solo de contra y muestras más que destacables de un solvente scat. Leo Genovese (piano) y Lyndon Rochelle (percusión) fueron los únicos miembros de la banda que volvieron a escena, para interpretar como trío uno de los mayores éxitos de la de Portland, Precious. Dos horas de concierto realmente inolvidables. Hasta la próxima (y esperamos que sea pronto), querida Esperanza.

Fotografía: Beatriz Olivares

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »