Entrevista a Anni B Sweet

Entrevista a Anni B Sweet
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Entrevista a Anni B Sweet

Por · 23 Mayo, 2012
Entrevista a Anni B Sweet

Conversamos con Anni B Sweet acerca de su último álbum, el recién editado Oh, monsters!, de su corta pero productiva carrera, de su evolución desde que publicó su debut, de sus miedos, sus preocupaciones… Un retrato cercano de una de las artistas españolas más importantes del momento, que estará actuando junto a Joe la Reina este viernes 25 en Joy Eslava. Las entradas se pueden adquirir desde aquí.

Desde la primera escucha del se aprecia un cambio sustancial con respecto a tu primer trabajo, ¿qué cambio o evolución crees tú que hay entre estos dos álbumes a nivel personal?

Cuando pasan tres años cambias tú y las cosas empiezas a verlas de otra manera. Las letras no tienen nada que ver, las melodías, arreglos, atmósferas, sonidos. En general ha sido un gran cambio en todo, aunque eso sí, los temas los he compuesto con la acústica, como siempre.

En el sonido sí que se aprecia un cambio importante. Las atmósferas, incluso hay retazos de electrónica…

Sí, hay otro tipo de instrumentos y de efectos, porque hemos hecho sonidos orgánicos con palitos de madera, por ejemplo, lo que pasa es que al darle un efecto concreto parece algo electrónico. La batería está tocada como siempre, pero a veces, gracias a esos efectos, parece un sampler.

El sonido sin duda va acorde con la temática de las canciones, con el título del disco e incluso con la foto de portada.

Eso es algo que te lo piden las letras. Las propias canciones piden otro tipo de arreglos y de sonidos.

¿De qué hablan las canciones de este trabajo?

Hablan del paso del tiempo, de preocupaciones, de haberme sentido sola. Esta vez han sido las situaciones nuevas que he vivido las que me han hecho escribir, de la misma manera que los lugares que he visitado. De repente te encuentras con personas desconocidas en un país donde no has estado antes y la conversación te hace pensar. Luego llegas al hotel y te pones a escribir, ahí es cuando salen las preocupaciones…

¿Esos son los monstruos a los que te refieres en el título?

Efectivamente. Pero todo de un modo muy tranquilo, sin drama. Cuento las cosas como el que se encuentra con alguien y le dice “oye, ¿sabes que el tiempo pasa y que nosotros cambiamos?”. Más como reflexión que como miedo.

¿Las canciones las has ido componiendo durante estos años, en estos viajes?

Eso es, durante estos tres años. En la gira española ya tenía alguna canción compuesta, luego me fui por Europa y seguí componiendo, igual que en Japón, México, etc.

¿Cómo fue el proceso de gestación del álbum y su grabación?, ¿tenías más canciones y desechaste algunas?

Todas las grabo cuando compongo en casa. Canciones y letras tengo millones, pero las que pensaba que iba a meter en Oh, monsters! eran unas veintipico. De ahí me quedé con quince y se quedó una fuera finalmente. Yo quería hacer una especie de resumen de lo que habían sido esos años. Quise coger un tema de aquí, otro de allí, que significaran distintas cosas. Por eso es tan variado el disco.

Esa es otra de las cosas que llaman la atención. Tu anterior álbum era algo más “monótono”, con un estilo más marcado y este es mucho más variado.

Nosotros queríamos dar a cada tema lo que pedía realmente. Por ejemplo Monsters tiene un final algo fronterizo, Gone if I close my eyes pedía ese final de trompetas, de funeral. Todo lo contrario ocurre con Good bye child que es algo más saltarín o Getting older que me hacía tener ganas de gritar desde que lo empecé a componer. Es una vena soul que me sale de vez en cuando, siempre me ha gustado gente como Etta James.

Es un momento para desatarte, ¿no?

Sí, recuerdo cuando la compuse con la acústica, con un plugin de eléctrica en el ordenador. Cuando llegué a ese punto, sentí que hacía falta un grito (risas). Y ahí se quedó. A todo el mundo le sorprendió al principio.

Se agradece también esa variedad y necesidad de romper un poco con lo conocido.

Sí, la voz también varía mucho en el disco. Hay canciones más graves, otras más agudas…

A veces incluso me recuerdas a voces del folk irlandés.

Puede ser, me lo ha dicho más gente. La verdad es que yo escucho muchos grupos masculinos y a veces me sale una voz demasiado grave de manera inconsciente. Como si quisiera tener la voz de un tío! (risas).

Has estado involucrada en la producción, ¿nos podrías contar cómo ha sido esa experiencia?

La verdad es que no me apetecía que llegara una persona que no me conocía de nada y cogiera los temas y los cambiase. Por eso tiré de Guillermo Galván y Ángel Luján. Surgió muy natural porque son buenos amigos míos. Les enseñaba las canciones en casa, las tocábamos y de repente vi que tenía una conexión que no tenía con nadie más. Por eso les propuse hacer el disco juntos. Tenía pensado hacerlo sola pero tenía cierto miedo. Me fiaba mucho de ellos.

Aunque lleva poco tiempo en la calle, ¿cómo están siendo las primeras impresiones en cuanto aceptación del disco?, ¿qué opiniones te llegan?

Sorprendentemente bien, porque es un álbum de 14 temas, es largo. Lo que pasa es que yo soy muy de disco largo, me encanta escuchar a Pink Flyd, a Bob Dylan, etc. Aunque a mí me gusta, entiendo que la gente prefiera discos más cortos. Pero he tenido un feedback súper bueno. Se nota que los que me entrevistáis habéis escuchado Oh, monsters! con mucho interés. Estoy muy contenta en cuanto al recibimiento que ha tenido el disco hasta ahora, casi todo han sido cosas buenas.

¿Tenías miedo por cómo sería recibido el este trabajo?

Sí, por el cambio, porque la gente ya me tenía encasillada dentro de un estilo de folk dulce. Siempre creo que si el cambio es natural y eres honesta, la gente lo percibe así, percibe que sientes ese cambio como tuyo, no algo forzado. Confiaba en eso. Podía haber pasado que la gente dijera “me gustaba más Ana antes” y eso no ha ocurrido, sino todo lo contrario.

Puede incluso atraer a más gente…

Sí, puede ocurrir eso y también que la gente a la que le molaba el rollo más acústico esto no le guste tanto. Sigo haciendo conciertos con la acústica, pero este disco no es así.

¿Cómo tienes planteados los conciertos con este nuevo sonido?

Intentando llevar a la banda el espíritu del disco, pero no nos gusta tener cosas programadas o disparar sonidos. Estamos adaptando este sonido al directo, a la banda clásica. Tenemos algún sintetizador, pero no va a ser exactamente igual al disco. También salgo yo sola a hacer algún tema con la acústica. Y seguimos tocando canciones del álbum anterior.

¿Las mantienes como estaban o las adaptas a este nuevo sonido?

Aunque queramos mantenerlas tal cual, no somos capaces. La manera que tenemos de tocar es diferente. Por ejemplo ensayamos “Motorway” y, aunque suena al disco, tiene otro volumen diferente. Se nota que algo está cambiando. Es así como lo sentimos ahora.

Después de tanto viaje y concierto en estos últimos años, ¿con qué te quedas de lo aprendido?, ¿qué es lo que te ha aportado más?

A veces me lo pregunto yo también, “¿qué he aprendido yo de todo esto?”. Pero no es aprender, es llevarte en la cabeza imágenes bonitas de paisajes, gente, momentos de antes de subirme al escenario en lugares como México y ver a tanta gente esperando. Ver que la música traspasa las fronteras. Quizás el sitio que más me ha llamado la atención ha sido Tokio, es un lugar fascinante.

¿Cómo es el público japonés?

La cultura es diferente. Hasta que no acabe la cola de la guitarra totalmente y hay un silencio total, no empiezan a aplaudir. Al principio te quedas pensando “¿no me van a aplaudir?” (risas). Es muy curioso ver cómo el público es diferente depende del lugar en el que estés. El concierto también lo vives diferente en cada sitio, no es lo mismo tocar en Tokio, que en México o en Galicia por ejemplo.

¿Cómo viviste la vorágine de tu debut Start restart undo, los conciertos en otros países, el éxito, etc.? El pasar en poco tiempo de tocar en pequeños locales a viajar por todo el mundo.

Ha sido todo como de película. Parece que todo ha salido muy bien. También nos lo hemos currado un montón, girando por España dos años. Y sobre todo internet, que ha hecho que me escuchen en sitios de los que me han llamado para que fuera a tocar allí. Como no he tenido tiempo de pararme a pensar, todo lo he hecho por impulsos, decía a todo que sí, con muchas ganas. Ahora es diferente, me exijo mucho más, me digo a mí misma que tengo que mejorar. Yo misma me presiono más, no como antes que me valía con que gustara lo que hacía y yo flipaba.

¿Se vive de la misma manera que aquí la crisis de la industria musical, el tema de las descargas, etc. en otros países?

Más o menos igual, pero sí que es cierto que tengo la sensación de que en otros países se compran más discos que aquí. Dicen que cuanto más a l sur vas, más música se descarga ilegalmente, no sé si será verdad (risas).

Sabemos que estás componiendo en castellano

Sí, lo estoy haciendo. Pero aún debo sentirme algo más segura de mí misma para sacar, aunque necesito sacarlo para yo saber cómo podría ser.

Grupos y artistas como Love of Lesbian, Second, Sidonie… empezaron cantando en inglés y al final han terminado haciéndolo en castellano, ¿crees que es una evolución lógica?

Para mí el inglés era como mi segunda lengua. Estuve en un colegio inglés, estuve mucho tiempo en Escocia, mis amigas eran inglesas… Me resulta incluso más fácil componer en inglés. Supongo que yo seré la siguiente en dar el paso al castellano. Sí que lo veo como una evolución lógica y me gustaría. Estoy intentándolo.

¿Qué es lo más gratificante dentro del oficio de músico?

Tocar en directo, el contacto con la gente. También mola un montón hacer temas y que salga algo que te guste. Pero en el directo tienes más sensaciones de nervios, de miedo, de alegría…

¿Y lo que menos te gusta?

El poco tiempo que tengo para ver a mi familia. Pero hablando de la música como tal, lo que menos me gusta es que hay salas que no están muy preparadas. A veces una banda parece que es mala y no es así, sino que la sala en cuestión tiene un mal sonido.

¿Cuál es la sala que más te gusta?

El Teatro Lara me parece muy bonito. La Joy Eslava me encanta, como sitio mítico en el que todo el mundo quiere tocar. En Madrid hay muchas salitas pequeñas con mucho encanto.

Nuestra publicación no solo trata de música, sino también de otras disciplinas artísticas. Como ex estudiante de una carrera como arquitectura, supongo que te interesarán otras disciplinas o tendencias artísticas ¿cuáles?, ¿qué nos recomendarías?

Quizás lo que más me llaman la atención y más me inspira es la fotografía y la pintura. Supongo que es porque son muy directas visualmente y casi siempre están rodeadas de historias llenas de misterio. Especialmente hay dos fotógrafos que me encantan, son  Ryan Mcginley y Lartigue.

Y en cuanto a cine, ¿qué tipo de cine te interesa?, ¿qué ha sido lo último que te ha gustado?

Me gusta el terror, drama, comedia… me gustan todos los géneros, cada uno tiene su momento, igual me ocurre con la música. Destaco las películas de Tarantino, Hitchcock, David Lynch y Wes Anderson. Lo último que he visto y me ha gustado mucho ha sido The Artist.

¿Qué artistas o grupos te interesan actualmente a nivel nacional?

¡Muchos! Vetusta Morla, Lori Meyers, Iván Ferreiro, Sidonie, Tuya, Joe la Reina, Ivan ferreiro, Alex ferreira, Havalina… hay muchos!

¿Y a nivel internacional?

También hay muchos, pero actualmente estoy escuchando mucho a Father John Misty, The Shins y The Kooks.

¿Podrías recomendar una playlist de 10 canciones?

  • Father John Misty – Nancy from now on
  • Midlake – Roscoe
  • John Grant – I wanna go to marz
  • Grandaddy – He`s simple, he’s dumb, he’s the pilot
  • Ocean Colour Scene – Get blown away
  • Calexico – Letter to Bowie Knife
  • Rocky Votolato – White daisy Passing
  • Sibylle Baier – The End
  • Tame Impala – Half full Glass of Wine
  • The National – Anyone’s ghost

¿Cuáles son tus cinco discos de cabecera?

  • Pink Floyd – The Wall
  • Bon Iver – Bon Iver
  • Elliott Smith – Either Or
  • Radiohead – Kid A
  • The Shins – Oh, Inverted world

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »