Moneyball: Rompiendo las reglas (2012)

Moneyball: Rompiendo las reglas (2012)
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Moneyball: Rompiendo las reglas (2012)

Moneyball: rompiendo las reglas

Director:

Bennett Miller

Reparto:

Brad Pitt, Jonah Hill, Philip Seymour Hoffman

Año:

2012

Duración:

133 min.

7.0

· 7 febrero, 2012

Una frase, la cual no puedo atribuirme su autoría, resume y adapta a nuestra idiosincrasia qué es Moneyball:

“Es como si ahora se hiciese una película del Mirandés”.

Brad Pitt interpreta a Billy Beane, un manager de la liga de béisbol profesional, que dirige uno de esos equipos que por presupuesto, regentan la tabla baja de la liga, en este caso los Oaks A’s. Harto de chocarse siempre con un muro, decide cambiar de estrategia para rodearlo en vez de saltarlo. Descubre, gracias a Peter Brand (Jonah Hill) un método de valoración técnica de los jugadores de béisbol, capaz de poner patas arriba las concepciones establecidas hasta la fecha.

El director Bennett Miller, el cual solo ha dirigido un título a tener en cuenta, Truman Capote, nos presenta la vida de Billy Beane en uno de los muchos biopics de superación personal que nos llegan desde Hollywood (Titanes: Hicieron historia). Un punto diferenciador que tiene este film con temática deportiva, es que no es el equipo ni su unidad lo que lleva a la superación, sino la inquebrantable fe en las aptitudes de uno mismo. Nos revela también un interesante mundo de despachos, altas esferas y “trata” de jugadores.

Centrémonos ahora en la estrella, Brad Pitt, una de las principales atracciones que puede llevar a uno a ver esta película, y por supuesto, la ya comentada interpretación que realiza en este proyecto. Es sin duda un trabajo bien construido aunque muy en la línea de lo que ya nos tiene acostumbrados el señor Pitt. Con esto no digo que no sea buena, todo lo contrario, creo que Brad Pitt es un actor ya consagrado que ha probado sus cualidades interpretativas de sobra. Fue en El Río de la Vida, dirigida por Robert Redford, donde se asentó no solo como estrella del celuloide, sino como un actor muy capaz, hecho que nos ha demostrado en repetidas ocasiones: Entrevista con el Vampiro, Seven, Quemar después de leer, Spy Game, Ocean’s Eleven; y un largo etcétera.

En cuanto a si su interpretación es digna de una nominación o incluso una estatuilla, por desgracia para Brad Pitt, depende más de su competencia que de él mismo, ya que le falta esa cosa intangible para que sus interpretaciones pasen de perfectas a inolvidables. Por suerte esta vez cuenta con un “As” de más, ya que los biopics gustan tanto a crítica como público y siempre llaman la atención.

En lo referente a salir en un gran número de planos comiendo o bebiendo algo, parece haberse convertido en un truco recurrente de este actor, por lo menos desde Ocean’s Eleven. Para aquellos de los lectores que lo puedan desconocer, mantener algún objeto en las manos durante la interpretación, puede ayudar a que esta sea más natural, menos rígida.

Me gustaría mencionar aquí al joven actor Jonah Hill, que es capaz de darle una replica muy buena y a aguantar a un grande como Brad Pitt de manera muy convincente.Quizás sorprenda debido a la bis dramática que tiene su rol en este film, ya que Jona Hill nos tiene acostumbrados sobre todo a comedias (Supersalidos).

En cuanto a técnica o música, nada que merezca la pena destacar. Es una historia real, los artificios sobran, sobre todo si se quiere imprimir veracidad.

Sí es verdad que me llama mucho la atención la temática de fondo sobre la que gira el film. La vida, las decisiones que alteran su curso, y la poderosa influencia que puede tener el dinero en estas últimas. No se si son los tiempos que corren o es el destino, pero últimamente no dejo de ver trabajos en donde el mensaje principal es que el dinero, no lo es todo.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »