La Chispa de la vida (2012)

La Chispa de la vida (2012)
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
La Chispa de la vida (2012)

La chispa de la vida

Director:

Alex de la Iglesia

Reparto:

Jose Mota, Salma Hayek

Género:

drama, comedia

Duración:

98 min.

7.0

· 25 Enero, 2012

Alex de la Iglesia (800 balas/ Los Crímenes de Oxford) nos presenta un drama muy apropiado para los tiempos que corren.

Roberto (José Mota) es un publicista de más de 40 años al que la crisis económica le ha forzado a una situación económica desesperada. Rechazado y humillado decide darse un regalo y a la vez intentar sorprender a su comprensiva esposa Luisa (Salma Hayek) Por desgracia sus planes se dan al traste debido a un desafortunado accidente que le deja en un estado de incertidumbre entre la vida y la muerte. Lejos de amedrentarse, Roberto utiliza su situación para intentar hacer negocio y cobrarse algunas deudas que le debe la vida.

Alex de la Iglesia utiliza esta película para hacer una crítica abierta y por duplicado a la sociedad.

La primera, a la situación económica que degrada a las personas a niveles de la Revolución Industrial. Desde luego queda perfectamente reflejada la impotencia con la que Roberto ha de enfrentarse a una situación que le sobrepasa.

La segunda crítica va directa a los medios de comunicación y a una sociedad abandonada a los instintos más primarios. Esta crítica puede quedar algo banal teniendo en cuenta la procedencia de la misma, en especial cuando en algunos diálogos se la película se hace una comparativa de salarios entre diferentes clases de profesionales. Bien es cierto que esta crítica se centra más en un “amarillismo” informativo, el problema es que cada vez más la línea, entre el morbo y la información, es más difusa.

En cuanto a la gran pregunta, ¿qué tal José Mota en su papel dramático?, he de confesar que si bien en un principio era algo estridente, según va calentando los músculos consigue desarrollar una interpretación bastante aceptable. Sin ánimo de ofender en lo más mínimo, hay que reconocer que físicamente, no hay mejor opción que José Mota (La hora de José Mota) para interpretar a un enjuto cuarentón, representante máximo de la clase media española.

La hollywoodiense Salma Hayek (Solo los tontos se enamoran) nos demuestra una vez más que no es solo una cara bonita como ya hiciese en Frida. Sin un gran despliegue interpretativo, resuelve de manera más que aceptable la interpretación del personaje de Luisa.

Técnicamente hablando, no hay ni un solo aspecto de la película que nos distraiga de lo fundamental, el guión. La realización es correcta y se apoya sin duda en la evidente metáfora del ciudadano de clase media crucificado, empalado, inmovilizado por su cabeza, incapaz de actuar. Hay que aclarar que tampoco se trata de una obra 100% dramática. A lo largo de todo el film, se van soltando pequeñas perlas de comedia que no permiten al espectador abandonarse en un llanto promovido por la ternura o la lástima.

Quizás, un pero que se le puede añadir a la producción, es que para desarrollar tal metáfora, se han estereotipado en exceso los personajes, con lo que los roles no son excesivamente llamativos y cada uno cumple una simple función diluyéndose a favor de la crítica.

Por último me gustaría destacar esa pequeña advertencia que nos plantea la película. Esta crisis económica, lejos de plantear y corregir unas bases para evitar que gente sin escrúpulos campe a sus anchas, nos está reduciendo a todos a codiciosos sin escrúpulos en busca de un bien material inmediato, ante el cual somos capaces de renunciar a nuestras leyes morales más básicas.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »